El Mercado del Fontán, dividido ante su reforma: el Consejo niega presiones municipales y acusa a los críticos de boicotear el proceso de decisión

La administración de la sociedad que aglutina a los comerciantes considera "positiva" la reunión convocada en el Ayuntamiento horas antes de la asamblea del lunes, en la que se vota el apoyo o el rechazo a la reforma

Plaza del mercado del Fontán.

Plaza del mercado del Fontán. / LNE

Chus Neira

Chus Neira

A medida que se acerca la fecha, tarde del lunes 17, en que los comerciantes del mercado del Fontán tendrán que pronunciarse en asamblea extraordinaria en apoyo o rechazo de la propuesta del reforma de su plaza, crece la tensión en el grupo de vendedores, muy divididos entre los que respaldan el plan municipal para rehabilitar las instalaciones y construir una nueva planta con puestos de hostelería y los que se oponen frontalmente al proyecto. Después de que el grupo de los críticos acusara este viernes al alcalde Canteli de intentar "manipular" el proceso de toma de decisión de la Sociedad que gestiona el mercado, ha sido el propio Consejo de administración de Mercado el Fontán S.A. el que ha lanzado una nota desmarcándose de estas críticas y, al revés, responsabilizando de esos intentos de coacción al grupo opositor.

"Es totalmente falso que se hayan recibido presiones por parte del Ayuntamiento de Oviedo para forzar la dimisión del Consejo de administración", aclara en primer lugar la sociedad que disfruta de la concesión del mercado. "Sí se han recibido", añade el comunicado, "presiones por parte del grupo crítico con la reforma a través de un burofax en el que se trata de hacer responsable al propio Consejo de Administración y a la gerencia si el proyecto sigue adelante, olvidándose, a pesar de su asesoramiento legal, de que será la propia Junta General, órgano soberano de la S.A., la que, a través de la votación planteada, manifieste su acuerdo o desacuerdo con el proyecto planteado por el Ayuntamiento".

En la denuncia que realizó el viernes el grupo crítico con la reforma se explicaba que convocar una reunión el mismo día de la votación en asamblea, en el salón de plenos y con presencia del Alcalde, era una forma de tratar de manipular el resultado del proceso. El Consejo de Administración explica, por su parte, que esa reunión fue, precisamente, una petición del grupo que rechaza la reforma y que el momento de convocarla, a pocas horas de la asamblea, se debe a motivos de agenda del Alcalde. Consideran, no obstante, que dado es un encuentro que responde a una petición de los comerciantes "es positivo que la reunión se celebre para poder aclarar cuantas dudas sean necesarias y aporte cuanta información sea precisa en aras de adoptar la mejor decisión posible".