Entrevista | Alcalde de Oviedo, cumple un año de su segundo mandato

Alfredo Canteli: "Hay que estar muy ciego para no ver que Oviedo está cambiando; la ciudad está llena, viva, creciendo"

"Hay que apretar los dientes y conseguir que en un año se puedan empezar ya a ubicar empresas en el Calatrava, ese es su uso" | "No estoy afiliado, estoy muy a gusto así y creo que el partido también"

Alfredo Canteli, alcalde de Oviedo: "Hay que estar ciego para no ver lo que ha cambiado la ciudad en el último mandato"

VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Mario Canteli

Chus Neira

Chus Neira

Alfredo Canteli (Prado, Teverga, 77 años) acaba de cumplir el primer año de su segundo mandato. Recibe en su despacho de Alcaldía, siempre con trajín de visitas externas e internas.

–¿Qué balance hace de estos primeros doce meses?

–Ha sido un año muy intenso porque veníamos consolidados de los cuatro años anteriores y ya no fue, como en 2019, tener que arrancar. Si llegaron cosas como ese desfile de las Fuerzas Armadas fue por el trabajo del que veníamos. En Oviedo estamos creciendo en todos los aspectos, están llegando congresos, que estaban casi abandonados, grandes obras como el Palacio de los Deportes. La entrada a Oviedo ya está casi terminada, ya hemos adjudicado la pista de atletismo y estamos iniciando los estudios de la Plaza de Toros.

–¿Y lo pequeño?

–Pequeñas también. Dentro de poco empezaremos con la reforma de la Avenida de Galicia. El consultorio de la Manjoya ya está terminado, lanzamos ya el comedor de Ventanielles, la pista de hockey de la Corredoria, los trabajos previos para definir ese centro social integrado en el edificio del mercado de Las Corredoria, las ordenanzas de mercados y terrazas, y todas esas pequeñas obras en toda la ciudad, de pavimentación de aceras, de mejora en las zonas rurales. Hay una actividad frenética en todo Oviedo.

–¿Y la zona rural? Dicen que la tiene abandonada.

–Respeto la opinión de todo el mundo, pero hay que preguntar a los paisanos de las zonas rurales. Permanentemente se están haciendo cosas. ¿Que siempre falta algo? Como en casa. Si te pones, siempre falta algo por hacer. Pero el Oviedo que cogimos en 2019 y este se parecen en poco.

–¿A qué se refiere?

–Yo dije que lo primero que iba a hacer era encender las luces de Oviedo, y es una realidad el esfuerzo que hicimos en todas las lámparas LED. Las calles de Oviedo están renovadas, las fuentes van funcionando poco a poco. Hay que estar muy ciego para no ver que Oviedo está cambiando. La ciudad está llena de gente, hay consumo, hay empleo. Oviedo está vivo, con gente y creciendo. Nos acercamos a los 221.000 habitantes y espero poder superar el techo de los 225.000. Sobre la construcción, es fácil ver que Oviedo está lleno de grúas, con solares históricos que por fin arrancan, como el Antiguo.

–¿Qué pasa en el Antiguo?

–Cuando arranque esa fábrica de gas, la ampliación del Bellas Artes, el Martillo de Santa Ana, el estudio que estamos haciendo para un gran aparcamiento… Estamos en la buena línea de recuperar un Oviedo que estaba muy abandonado. Pasa lo mismo en la entrada por la "Y". A mí me gusta pisar la nueva rotonda, veo una transformación total que conecta Ventanielles y Teatinos dando un paseo. Ahora solo nos faltan ahí 500 metros de colector. Será una prioridad.

–¿Y la otra rotonda, la de "la faba"? Creo que no le gusta ese nombre popular.

–Esa glorieta tiene un nombre, glorieta de la Cruz Roja. Hay cosas populares que no me tienen por qué gustar. Prefiero que sea un homenaje a la Cruz Roja.

Alfredo Canteli, en su despacho, en un momento de la entrevista.

Alfredo Canteli, en su despacho, en un momento de la entrevista. / Mario Canteli

–¿Pero sus atascos?

–Ya no los hay. Oviedo tiene muchas entradas. Tiene la Ronda Sur, la AS-II y la nueva rotonda de Ventanielles. Cuando esté terminada mucho tráfico se irá por ahí. Los atascos que me preocupan mucho más son los de Pepe Cosmen, porque son de muy difícil solución. Sin embargo, en Nicolás Soria ahora ya se sale perfectamente a cualquier hora, lo sé bien porque vivo ahí. No es una obra del Ayuntamiento, pero sí presionamos a Adif para que se hiciera.

–¿Cuándo arrancará la de Luis Oliver donde van a medias con el Principado?

–Tiene que arrancar ya y espero que no sea a medias, sino que el Principado ponga un millón y nosotros unos 200.000 euros.

–¿Cuáles son sus planes para Ciudad Naranco y la zona de Almacenes Industriales?

–Lo fundamental es promocionar vivienda en esas naves, vivienda en una situación de privilegio, a cuatro o cinco minutos de la calle Uría. Que se vaya limpiando poco a poco, aunque no es fácil porque hay muchos propietarios. Luego está el Kuivi que se ha asentado allí y que si nosotros crecemos en otras naves en sentido similar, bienvenido sea.

–¿El gobierno local impulsará proyectos culturales?

–El Ayuntamiento tiene muchos frentes abiertos. Estamos en la plaza de toros, en el Palacio de los Deportes, en la pista de atletismo… Tenemos que ir rematando, no abrir más frentes. Yo no rechazo nada que sea bueno para Oviedo, pero aparecer ahí sin saber todavía si el Kuivi se va a consolidar…

–Cuando cita todos esos nuevos recintos pienso: ¿Oviedo está preparado para toda esa oferta de actividades?

–Son cosas distintas. El Palacio de los Deportes es para el deporte, principalmente. Lo dejamos preparado para que a futuro pueda acoger grandes conciertos porque va a haber un ínterin en el que ya va a estar en uso y la plaza de toros todavía no. Pero los deportes serán en el Palacio, los usos culturales en la plaza de toros, y la nave M1 de la La Vega, para ferias.

–¿Ferias?

–Sí, ya hay dos consolidadas, la del automóvil y la de las caravanas, pero queremos una mensual, llegar por lo menos a doce ferias al año. Así que Oviedo queda muy bien dimensionado para los grandes conciertos y los espectáculos deportivos. En la plaza de toros es posible programar un partido de la Copa Davis, estamos hablando de casi 6.000 espectadores.

–¿Imagina un Oviedo lleno de esas actividades?

–Esa es la gran ilusión, y si hacemos esas inversiones es para conseguir que Oviedo sea una ciudad atractiva en el Norte, porque ahora no tenemos espacios para hacerlos. No sobran y estos están bien diseñados.

–Sigue pendiente el desarrollo de toda la parcela del viejo HUCA.

–Se ha creado una comisión para abordar el plan del Cristo. De ahí sacamos compromisos y se están cumpliendo. Yo creo poco en las reuniones, pero cuando quedas en un tema y se cumple no tengo nada que decir. Ahora ya hay financiación para los derribos. Yo pensé que llegaban, soltaban un bombazo y lo tiraban, pero no, les va a llevar un año entero y los costes son altísimos. Pero sabemos que en 2025 vamos a tener la zona totalmente limpia.

–Quedan más flecos.

–Sí, el cambio de usos de los edificios para la Universidad y ver qué hace la Tesorería de la Seguridad Social con la Residencia. Habrá que intentar recalificarlo para que puedan tirarlo, porque hablan de un coste entre 11 y 12 millones de euros.

–¿Por qué dice que no le gustan las reuniones?

–Porque muchas veces te reúnes y luego no sale nada. Soy muy ejecutivo, y cuando voy a una reunión quiero que sea para agilizar y para que se hagan las cosas.

–¿No se reúne con sus concejales, por ejemplo?

–Y les exijo que sean ágiles, ellos lo saben. Pero, mire, con el Principado me reuní muchas veces para la intermodal y hasta ahora… Parece que a final de año va a arrancar. Es una conexión importante. Nosotros fuimos ágiles haciendo la parada de taxis delante de la estación de Renfe, que era la única parte donde podíamos actuar. Si la plaza de delante fuera nuestra ya no estaría como está. Hace falta quitar todo aquello y dejarlo limpio para que dos o tres autobuses puedan llegar sin problema.

–Estamos hablando de proyectos que llevan cociéndose desde hace décadas, o más. Pero si mira al futuro, ¿cuáles son los nuevos planes de Oviedo?

–Hay dos temas clave. Uno es la fábrica de La Vega, que es una magnífica oportunidad para desarrollar empresas, para que vayan viniendo. Las perspectivas son buenas. A ver si firmamos el convenio y hacemos el plan especial para empezar a poner las naves a disposición de los inversores. Pero también está el Calatrava. Las plantas comerciales tienen 45.000 metros cuadrados útiles y son otra oportunidad magnífica para las empresas. También se pueden hacer pequeños museos, otras cosas. Son muchos metros a los que hay que darles vida. Todavía esta semana lo pisé y está francamente bien, con buena ventilación. Solo hay que ponerlo a funcionar.

–¿Pero cuál es el uso principal que le quieren dar?

–Vivero de empresas, claramente. Yo hablé muchas veces de un edificio en Villafría, y ahora quiero que todo eso venga a una de las plantas del Calatrava. Era su sitio definitivo, pero como entonces la operación estaba muy verde pensamos en Villafría. Así que a ver si firmamos y en un año logramos que se puedan empezar a ubicar las empresas. Hay que apretar los dientes y conseguirlo.

–No todos están conformes con la operación de compra de las plantas comerciales.

–Es una operación económica muy positiva. Tenemos un IBI pendiente que es muy complicado cobrar. Hay una tasación interna que rondaba los 19 millones de euros y la operación no llega a los 5, de los que solo hay que dar 1,2 millones. Oviedo no puede mirar para otro lado.

Alfredo Canteli, asomado a la plaza  del Ayuntamiento desde la biblioteca  del edificio consistorial. | |  MARIO CANTELI

Alfredo Canteli, asomado a la plaza del Ayuntamiento desde la biblioteca del edificio consistorial. / Mario Canteli

–¿Y para La Vega también hay buenas perspectivas de empresas?

–Sí las hay. Tenemos todo ese "hub" de Defensa con muchas empresas emergentes que dónde mejor van a estar que en La Vega. Y allí también tenemos una gran oportunidad para hacer un museo de la Defensa. Ya se lo dije a la Ministra. Es una vieja idea, pero mueve mucho turismo. La Ministra lo tiene por escrito.

–¿Hay ya fecha para entregarle la medalla de oro de la ciudad a la ministra Margarita Robles?

–Vamos a ver si lo logramos hacer coincidir con la aprobación del convenio. Para después del 15 de julio, anda la cosa por ahí.

–Quería hablar un poco de su equipo.

–Es un grandísimo equipo. Hasta donde yo conozco, el Ayuntamiento en ningún momento tuvo el equipo que tengo yo. A su favor está que fue elegido por mí. No me lo dio nadie y no me equivoqué. Todos están trabajando con mucha dedicación y nos han llevado hasta ese 43% para el PP en Oviedo en las últimas elecciones europeas. Nada es por casualidad. Aquí, a la Alcaldía, los concejales antes no podían venir. Yo hay días que tengo hasta cinco. Les echo la bronca pero no marcha ninguno. Me gusta tenerlos cerca.

–Vamos a ir uno por uno, solo le pido un breve apunte: Mario Arias.

–Un político de raza, la persona que domina muy bien toda la parte interior. Es la conexión con el partido. Es partido puro y duro.

–Nacho Cuesta.

–Lo conocí aquí y le tengo un cariño especial. En coalición funcionó muy bien. Ahora está trabajando muy bien y totalmente integrado en el partido.

–Conchita Méndez.

–La traje yo del Centro, donde estaba conmigo llevando deportes. Es la mejor concejala de Deportes y su dedicación es total.

–Leticia González.

–Complicado es todo, pero Economía a veces lo es más, y ella es lista como una ardilla. Trabajó muy bien en Servicios Sociales y ya sabía dos años antes que iba a ser la futura concejala de Economía.

–Alfredo García Quintana.

–Los datos reflejan su gran trabajo. El turismo de Oviedo empieza a ser una referencia. Recuerdo cuando el turismo se caía aquí y en Gijón se disparaba. Ahora está creciendo muy bien y hay que seguir trabajando. Tenemos que llegar a los 25.000 congresistas. Yo soy muy realista, vengo de trabajar con cuenta de resultados, es muy importante.

–José Ramón Prado.

–Es mi amigo del alma, riño mucho con él. Con las carencias que tenemos en la policía, donde nos faltan 100 elementos entre bajas y planes de empleo, están haciendo maravillas. Nos han premiado como la ciudad más segura.

–Covadonga Díaz.

–Una todoterreno. Es muy del partido también y la conozco casi desde antes de nacer, porque sus padres eran del Centro de toda la vida. Ahí están sus fiestas de San Mateo, que fueron impresionantes, y no hablemos ya de las Navidades. Le tengo mucho cariño, es muy buena administradora.

–Acaban de lanzar, por cierto, las nuevas adjudicaciones de casetas para San Mateo.

–Y hay más solicitudes que nunca. Tenemos tres veces más de las previstas, se desmadró totalmente.

–Seguimos con los concejales. José Ramón Pando.

–Ya lo tenía como asesor. Ya fue concejal y ahora está llevando licencias. Es entrañable, y su departamento ya sabéis que está lanzado, controlado y que lo ponen como ejemplo de lo rápido que se atiende.

–Lourdes García.

–El mejor calificativo es que cuando vas a los colegios ves que están muy contentos con ella. Defiende muy bien su parcela.

–David Álvarez.

–Fue un cambio importante en la concejalía de Cultura, que es una de las más importantes del Ayuntamiento. Estoy muy contento con él, imprime seriedad en las cosas. El éxito de haber conseguido traer a la Filarmónica de Viena a Oviedo hay que adjudicárselo a él. Lo veo animado y con ganas.

–Parte de su política cultural ha recibido críticas por los recortes en determinados programas.

–Son opiniones diferentes que hay que respetar. En todo caso yo no traigo a un concejal para que haga lo que yo diga. Esto es una evolución y hay que ir acomodándose a los nuevos tiempos.

–María Velasco.

–Un descubrimiento, pero solo a medias, porque ya me habían hablado maravillas suyas de cuando estaba en el Banco de alimentos. Tiene mucha personalidad, conoce todo el ámbito, se relaciona muy rápido.

–Daniel Tarrio.

–Un músico reconvertido a la zona rural y allí se le conoce. No tiene miedo a patearla y se la patea y la gente lo valora. Estoy muy contento.

–Rosario Suárez.

–Fue una apuesta personal. Es una socia del Centro de toda la vida que tuvo su peluquería y ahora está en centros sociales con Covadonga. Está trabajando muy bien, con dedicación total y muchas ideas.

–¿En conclusión?

–Somos un equipo. Y si me considero el líder es porque ellos me hacen sentir líder. El Día de las Fuerzas Armadas, verlos pegados a mí como lapas, eso, para mí, es un gran orgullo.

–Me decía antes que Mario Arias es "el partido". ¿Será candidato en el congreso local?

–Yo espero que sí, pero me mantengo muy al margen del partido.

El alcalde de Oviedo, durante la entrevista.

El alcalde de Oviedo, durante la entrevista. / Mario Canteli

–¿Qué quiere decir?

–Es mi partido, no estoy afiliado y estoy muy a gusto así. Y creo que el partido también.

–¿Y respecto al partido en Oviedo?

–Creo que necesita una renovación profunda, cambios profundos. Y no voy a decir nada más. Es la opinión de una persona, nada más.

–¿Ha hablado de esto con el presidente local Agustín Iglesias Caunedo?

–Sí, pero no mucho. Es una decisión que tiene que tomar él. Tiene que haber personas alternativas para coger ese PP de Oviedo. Necesita visión de futuro, unión, muchas cosas que no tiene ahora.

–Un breve repaso a la oposición en sus portavoces: Convocatoria por Oviedo-IU, Gaspar Llamazares.

–Una persona dialogante, muy político. Tengo buena relación, como con todos. Es muy respetuoso, aunque se enrolla mucho en los plenos.

–Vox, Sonsoles Peralta. Le hizo enfadar en el Pleno de la compra...

–Puede mejorar, claramente.

–En el Pleno para financiar la operación del Calatrava la hizo enfadar.

–No sé por qué. Cada uno es libre de enfadarse igual que yo tengo libertad de decir lo que dije.

–¿Ve una amenaza en Vox para los votos del PP?

–Yo no miro para Vox nunca. Al final pones el colador y salen los votos. A mí no me obsesiona nada. El día que vea que las cosas no funcionan, que el partido no me quiere, me marcho.

–Carlos Fernández Llaneza.

–¿Qué pega le pongo al PSOE? Que parece que están preparados siempre para decir no a cualquier cosa que queramos hacer. Están muy reticentes con el Calatrava, donde yo creo que no cabía una negativa. ¿Qué quieren que hagamos, que lo dejemos caer, que se muera? Yo creo que ahí no estuvieron bien. A Carlos lo conozco desde hace mucho y tengo buena relación, pero, con todos los respetos, no está en la línea que yo estimo que debe estar.

–Entiendo que sigue con la idea de volver a ser candidato en 2027.

–De momento voy a por los tres que me quedan con mucha ilusión, como si estuviera empezando ahora. Las cosas están saliendo muy bien. Si dentro de tres años estoy como ahora y el partido me quiere, seguiré. Me siento muy apoyado por la ciudadanía y solo quiero devolver a Oviedo algo de lo mucho que me dio.

–El Oviedo está más cerca del ascenso, ¿le veremos hoy en el Tartiere? ¿Cómo va a apoyar el Ayuntamiento esta recta final del play-off?

–Por supuesto que estaré hoy en el Tartiere. Estoy convencido de que tenemos muchas razones para estar esperanzados, aunque hay que ir partido a partido. El Ayuntamiento va a estar ahora, como lo ha estado antes y lo estará en el futuro, con el Real Oviedo. Ya estamos estudiando cómo podemos apoyar a las peñas para el viaje a Barcelona para que nuestros jugadores sientan el apoyo de la afición en el último partido.

–¿Compromisos a futuro si el equipo sube?

–Como le acabo de decir, el compromiso con el Real Oviedo ha estado presente siempre en los gobiernos que he presidido y lo seguirá estando en el futuro. Tenemos unas excelentes relaciones con los responsables del club y mantenemos una fluida comunicación para hacer frente a todos los retos.

Suscríbete para seguir leyendo