Gil de Jaz, volveremos a la pasarela: un desfile que tuvo guiños al Oviedo y nació con vocación de repetir

Unas 400 personas copan la céntrica calle donde destacaron, como complemento de casi todos los "outfits", las gafas de sol de infinitas formas y colores

Los ovetenses fueron puntuales a su cita con los diseñadores locales. Unas cuatrocientas personas no se perdieron ayer por la tarde el desfile urbano Oviedo es Moda que convirtió la calle Gil de Jaz en la "pasarela Gil de Jaz". A las 20.00 horas no quedaba libre ni una de las 160 sillas disponibles y ya era difícil ubicarse para ver el desfile con cierto detalle. En cuanto al modelaje destacaron, como complemento de casi todos los "outfits", las gafas de sol de infinitas formas y colores. Respecto a prendas, los vestidos amplios de verano de mujer se llevaron la palma y el protagonismo.

La apuesta del Ayuntamiento de Oviedo para impulsar a las firmas textiles de la ciudad comenzó con un guiño al Real Oviedo, en lucha por el ascenso a Primera División. Las primeras modelos desfilaron acompañadas por el himno del equipo de fútbol y un niño lució la bufanda con los colores ovedistas. Siete mujeres, un varón y un niño y una niña fueron los diez maniquíes que modelaron las últimas tendencias textiles.

Volveremos a ver la "pasarela Gil de Jaz". Lo dio a entender la concejala de Economía, Leticia González. Un apoyo que dio también el alcalde, Alfredo Canteli, que acudió al show junto a su esposa y con casi todos los miembros del equipo de gobierno.