La paradoja del IES de La Florida que se estrenará dejando fuera a parte de los alumnos del barrio

Las explicaciones de la Consejera no convencen a las familias que defienden que además de los alumnos que están ahora admitidos tendría que matricular también a los estudiantes de la zona próxima

La pista polideportiva del IES de La Florida.

La pista polideportiva del IES de La Florida. / LNE

El instituto se llama La Florida, pero echará a andar, paradójicamente, sin dar cabida a todos los alumnos del primer curso de la ESO (Educación Secundaria Obligatoria) del barrio en el que se ubica. Son quince los estudiantes que, tras solicitar plaza, han quedado fuera y gran parte son del barrio, que está dividido en dos zonas escolares. A las familias que viven de la calle Cudillero hacia Las Campas les corresponde el colegio Juan Rodríguez Muñiz y las que residen hacia el otro lado tienen como centro público adscrito el Parque Infantil, ubicado junto a la pista finlandesa. Para estas últimas su IES ha sido, y seguirá siendo el próximo curso, pese a que se pondrá en funcionamiento un nuevo IES cerca de sus casas, el IES Monte Naranco, a media hora caminando.

El centro Juan Rodríguez Muñiz es el único adscrito al nuevo equipamiento, cuyos alumnos han tenido reserva de plaza. Hasta ahora los estudiantes que han cursado sus estudios en los últimos años en el centro de Las Campas también han tenido que desplazarse, y con un trayecto superior, al centro del Naranco en su mayoría.

Esta situación cambiará a partir del septiembre al incorporarse al IES de La Florida, que está ubicado en una parcela entre las calles Valdés, Navia y Ángel del Río Uribe. Setenta de los alumnos que estrenarán el nuevo equipamiento han concluido sus estudios en Las Campas y son en su mayor parte de esa zona y de La Florida. Otras cinco no pertenecen a ese centro y quince de las solicitudes presentadas para 1.º de ESO quedaron excluidas al haberse cubierto las 75 plazas ofertadas. Las familias afectadas pensaban que el IES tendría sitio para todos, para los alumnos que acuden al centro de Las Campas, pero también para el resto de estudiantes del barrio.

Ante las quejas trasladadas, días atrás la consejera de Educación, Lydia Espina, respondió que el centro que se inaugurará en septiembre "absorbe la demanda del centro de referencia (el colegio Juan Rodríguez Muñiz) y es para lo que se crea". Esta contestación no convence a los afectados, que defienden que además de los alumnos que están ahora admitidos tendría que matricular también a los estudiantes de la zona próxima. La Florida y Las Campas suman 10.700 vecinos, de los que alrededor de 8.000 pertenecen al primero de los barrios.

"Nuestros hijos no comenzarán esta nueva etapa educativa en el IES del barrio pero dudo mucho que se puedan incorporar el próximo curso ya en 2.º de ESO porque supongo que la intención es mantener el mismo número de aulas en los siguientes años", indicó uno de los padres. Los estudiantes que iniciarán esos estudios tienen por delante seis años antes de finalizar el Bachillerato. El equipamiento, reclamado en el barrio desde 2007, ha acumulado varios retrasos, incluida la rescisión del contrato de adjudicación en 2020, con las obras ya iniciadas. La Consejería ha decidido empezar con tres unidades para el primer curso de la Educación Secundaria Obligatoria y dos para el Bachillerato.

El centro arrancará con menos de un tercio de su capacidad (135 alumnos de los 480 que llegará a albergar) ya que se ha optado por una entrada en funcionamiento paulatina. Educación justificó esta decisión, ya aplicada en otros IES como el de La Fresneda, por "motivos organizativos y educativos". Para Espina, "lo lógico es que empiecen los dos primeros cursos, al comienzo de las dos etapas, ESO y Bachillerato, para la coordinación entre el profesorado y alumnado". En cuanto a las razones educativas, se busca que "los IES colindantes que tienen alumnado de esa zona no se vean afectados".

"No se puede romper la rutina que tengan forjada esos centros, no se pueden desmembrar", aseguró. Hizo hincapié la titular del departamento en que es "una decisión pensada". Esta opción recibió quejas por parte de familias de la zona que se encuentran que el próximo curso que tendrán a sus hijos en institutos diferentes.

Tras esas protestas han llegado las centradas en que el IES "se ha quedado corto" ya que no admite a todos los alumnos del barrio de La Florida que inician la ESO. Hace poco mes de un mes, antes de que se hiciesen públicas las listas definitivas de admisión, se remitió un escrito a la Consejería de Educación, que aún sigue sin respuesta.

Las obras de construcción del IES de La Florida están a punto de terminar. Los trabajos se centran ahora en el acondicionamiento y cierre de la parcela en las proximidades de la pista polideportiva.

La UTE (unión temporal de empresas) integrada por Terra Ingenieros, Construcciones Alea y Proforma Ejecución de Obras y Restauraciones ejecuta las obras de construcción del nuevo equipamiento educativo de la zona oeste de la ciudad. El presupuesto de la obra, cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), asciende a 8,8 millones de euros.

En este primer curso, el IES de La Florida contará con once docentes. El edificio ocupa una superficie de 5.315 metros cuadrados distribuidos en dos plantas, con doce aulas de ESO y seis de Bachillerato. Dispone de dos instalaciones deportivas en una parcela de 22.000 metros cuadrados. Son el gimnasio y a escasos metros se ha ubicado la pista polideportiva cubierta, que ocupa 1.700 metros cuadrados.

Suscríbete para seguir leyendo