La pasión por cantar de Sofía Esparza y Carol García, que afrontan con entusiasmo el estreno en Oviedo de "Don Gil de Alcalá"

La soprano y la mezzo interpretan la habanera de "Don Gil": "Todo se detiene en ese momento mágico"

Carol García, a la izquierda, y Sofía Esparza, en el escenario de"Don Gil de Alcalá" en el teatro Campoamor.

Carol García, a la izquierda, y Sofía Esparza, en el escenario de"Don Gil de Alcalá" en el teatro Campoamor. / Irma Collín

Elena Fernández-Pello

Elena Fernández-Pello

La soprano Sofía Esparza, de Pamplona, tenía 7 u 8 años, ya no lo recuerda bien, cuando empezó a estudiar en el Conservatorio. La música siempre le gustó, quería cantar, pero siendo tan pequeña no podía matricularse en canto, así que eligió el arpa. Un poco antes de cumplir los 18 emprendió, por fin, la carrera de canto. "Mi pasión ha sido siempre cantar", reconoce. Su primer papel como solista fue en una ópera de Miquel Ortega, "El guardián de los cuentos", con 15 años. En el repertorio se estrenó años más tarde, con la Berta de "El barbero de Sevilla", de Rossini.

Fue precisamente en aquella función en la que conoció a la mezzo barcelonesa Carol García, con la que vuelve a coincidir ahora sobre las tablas del Campoamor, en el estreno, el jueves de "Don Gil de Alcalá". Carol García lleva 18 años en los escenarios. Siempre ha cantado, en casa, en coros; en el Conservatorio estudió piano, luego guitarra, gaita… Probó varios instrumentos y a los 21 años se volcó con el canto. Había estudiado Magisterio musical, trabajaba como maestra y se presentó a una audición para una ópera estudio en Madrid, que era "El barbero de Sevilla", en el Real. Empezó a cantar y aún no ha parado.

Esparza: "La vida de artista te tiene que gustar, siempre viajando, siempre solo... A mí me encanta"

Sofía Esparza y Carol García protagonizarán uno de los momentos más emocionantes de "Don Gil de Alcalá", el último título de esta temporada de zarzuela en Oviedo, que se representará los días 20 y 21 de junio, siempre a las 20.00 horas, en el Campoamor, con un reparto encabezado por el tenor gijonés Alejandro Roy. Con esta obra de Manuel Penella concluirá el XXXI Festival de Teatro Lírico Español, que organiza la Fundación Municipal de Cultura de Oviedo en colaboración con LA NUEVA ESPAÑA. Sofía, como Niña Estrella, y su compañera Carol, en el papel de Maya, interpretará la popular habanera "Todas las mañanitas". "Es nuestro momento, la parte que todo el mundo se sabe, muy bonita visualmente, la música es impresionante; todo se detiene para ese momento mágico", avanza Sofía Esparza. La confesión del gobernador es otro de los momentos cruciales de la obra y, además, añade Carol García, muy divertido.

Con "Don Gil de Alcalá", bajo la dirección artística del ovetense Emilio Sagi y la musical de Lucas Macías, Carol se estrena en el Campoamor, dice que "es como una bombonera" y está encantada con el equipo y con la ciudad de Oviedo; Sofía Esparza ya lo conocía: "Este fue el primer teatro que yo pisé que no fuera en mi casa, en Pamplona. Mi primer contrato fuera fue aquí, con una ‘Carmen’, yo hacía Frasquita. Luego volví, hice ‘La flauta mágica’, ‘El rey que rabió’ y ahora ‘Don Gil de Alcalá’. Esto es ya mi casa, y me conozco la ciudad perfectamente".

Sofía Esparza habla de su personaje, Niña Estrella, como una jovencita que vive su primer amor, "con muchísima ilusión, con muchísima pasión, aunque es muy inocente", también "un poco pícara", y que, para lograr estar con su amado, acaba envuelta en un montón de enredos. Carol García interpreta a Maya, uno de los personajes cómicos del reparto, "la confidente" de Niña Estrella y su protectora. Ambas aseguran que tanto en el Teatro de la Zarzuela, en Madrid, como en Santander, donde también la han representado, la producción ha sido muy celebrada por el público, que se ríe mucho con la trama y disfruta mucho de "lo bonita que es".

García: "Los conceptos y los temas que se tratan en una zarzuela son completamente atemporales"

Aunque desde el escenario, entre el público, dicen ver muchas "cabezas canosas", las dos cantantes aseguran que "cada vez hay más jóvenes" en la zarzuela, gracias a iniciativas como el programa "Zarza", del Teatro de la Zarzuela, para acercar el género a nuevos públicos. La juventud de cantantes como ellas, en su opinión, también despierta la curiosidad de gente de su misma edad. Además, "los conceptos y los temas que se tratan son completamente atemporales", añade Carol García.

"La zarzuela puede ser igual de difícil, bonita e interesante que muchas óperas", opina Carol García. "A mí me gusta mucho el texto hablado, me da un plus porque te obliga a estar actoralmente en forma", apunta su compañera.

Como cantantes intentan cuidarse, pero sin obsesionarse. En eso coinciden las dos. "Tienes que cantar en cualquier condición; cuidarte, pero sin dejar de vivir", dice Sofía Esparza. Carol García dice que ella lo descubrió después de tener a su hijo. "Yo pasé a un segundo plano y me di cuenta de que realmente no hace falta tanto, tanto, tanto", cuenta.

Admiten que la vida ajetreada de los artistas no es para todos. Carol García se llevaba a su niño con ella cuando tenía trabajo fuera, a Perú, a Italia, recurriendo a niñeras; ahora que ya tiene que asistir con regularidad a la escuela no tiene más remedio que soportar la separación. Sofía Esparza esquiva la soledad viajando con su perro. "Esta es una vida que te tiene que gustar, siempre viajando, siempre solo, del teatro a casa, de casa al teatro, conociendo nuevos compañeros… No hay rutina. A mí me encanta", reconoce.

Bel canto y música antigua han sido hasta ahora el repertorio principal de Carol García. Este año hará su primer Verdi, la Fenena del Nabuco, un papel con el que está "muy ilusionada". "Es un muy buen comienzo para ampliar mi repertorio", cree. Sofía Esparza debutará como Violeta de "Traviata" dentro de dos semanas en Tarragona. En agosto le espera el papel de doña Ana de "Don Giovanni", en septiembre será Norina en "Don Pasquale" y de ahí en adelante sin parar. "Tengo que estudiar mucho", admite finalmente, con buen humor.

Suscríbete para seguir leyendo