XXXI Festival de Teatro Lírico Español

"Don Gil de Alcalá" baja en el Campoamor el telón de una completa temporada

La ópera de Penella, "divertida, elegante, con una escena luminosa y un elenco de altura", clausura el Festival con funciones el jueves y el viernes

Por la izquierda, Andrés Sánchez Joglar, Manel Esteve, Pablo Gálvez, Sofía Esparza, David Álvarez, Lucas Macías, Marina Pardo, Cosme Marina, Facundo Muñoz, Pablo López y Cristian Díaz.

Por la izquierda, Andrés Sánchez Joglar, Manel Esteve, Pablo Gálvez, Sofía Esparza, David Álvarez, Lucas Macías, Marina Pardo, Cosme Marina, Facundo Muñoz, Pablo López y Cristian Díaz. / Fernando Rodríguez

Jonathan Mallada Álvarez

Jonathan Mallada Álvarez

"Don Gil de Alcalá", una de las obras más conocidas del compositor valenciano Manuel Penella, es el último título que se pondrá en escena dentro de la XXXI Edición del Festival de Teatro Lírico Español, el segundo más estable e importante de nuestro país, tan solo por detrás del que organiza el madrileño Teatro de La Zarzuela. En esta ocasión, la ópera se podrá disfrutar los días 20 y 21 de junio (jueves y viernes), pues la tradicional función del sábado se adelantará una jornada para no coincidir con la velada que protagonizará, el fin de semana, la Orquesta Filarmónica de Viena.

David Álvarez, concejal de Cultura y presidente de la Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo, aprovechó la presentación de la ópera para valorar la edición del presente ciclo, que cuenta con la colaboración de LA NUEVA ESPAÑA, destacando "el gran respaldo que ha demostrado el público" y señalando el hito que supuso "Coronis", zarzuela barroca que, desde el siglo XVIII, jamás se había puesto en escena en nuestro país.

Álvarez subrayó, en su intervención, las más de tres décadas que han consolidado en el panorama nacional el binomio Oviedo-zarzuela, así como la necesidad de seguir trabajando en la misma línea durante todo el mandato para dignificar, aún más, nuestro género lírico. El concejal reivindicó sus iniciativas como los programas didácticos, las propuestas "Off Zarzuela", la actividad "Zarzuela y territorio" o sus esfuerzos para sacar la zarzuela del núcleo urbano con iniciativas en Trubia o en el teatro José Antonio Lobato de Pumarín. Asimismo, agradeció a todo su equipo –a la Oviedo Filarmonía y al Coro de la Capilla Polifónica "Ciudad de Oviedo"– la ilusión y fuerza necesarias para hacer posible una nueva temporada.

El director musical, Lucas Macías, recalcó que "se trata de un espectáculo de primer nivel"

Por su parte, el director artístico de la Fundación Musical Ciudad de Oviedo, Cosme Marina, explicó los avatares que entrañó la génesis de esta producción del Teatro Campoamor y la Fundación Municipal de Cultura, original del año 2017, dentro de una situación económica muy ajustada que les llevó a utilizar unos decorados del teatro Arriaga de Bilbao para que Emilio Sagi, director de escena, confeccionase una producción sencilla pero muy acertada que "asombra y convence allá donde va". Marina detalló que, después de Oviedo (2017) esta producción obtuvo gran éxito en el Teatro de La Zarzuela (2022) y en el Palacio de Festivales de Santander (2024), añadiendo que incluso hay dos o tres teatros interesados actualmente en la producción.

En cuanto al elenco, el director artístico se mostró orgulloso de su altísimo nivel en unas circunstancias para nada propicias por la gran competencia teatral existente en unos meses donde las temporadas de ópera y teatro lírico –con más funciones que en el Campoamor– se encuentran a pleno rendimiento.

A continuación, el director musical Lucas Macías, tomó la palabra para evidenciar su especial vinculación al Festival y a la capital del Principado ("donde me siento cada día más cómodo"), expresando que se trata de "un espectáculo musical de primerísimo nivel". Sin duda, serán dos funciones que el director onubense vivirá desde el pódium de forma particular. En este mismo ciclo ovetense debutaría de la mano de otra ópera del mismo compositor, "El gato montés" (2021). Por si fuera poco, ya ha dirigido la producción que podrá disfrutarse esta semana en el Campoamor en Madrid y, más recientemente –con parte del elenco que actuará en Oviedo–, en Santander. Por tanto, la ópera en tres actos con música y libreto de Manuel Penella –estrenada en el Teatro Novedades de Barcelona el 27 de octubre de 1932– no tiene secretos para el director titular de la orquesta Oviedo Filarmonía, que afronta la recta final del curso con las celebraciones (exposición, conciertos de cámara, concierto final el 5 de julio...) derivadas de su vigésimo quinto aniversario.

Algunos miembros del reparto, presentes en el salón de té del teatro Campoamor, tomaron la palabra para comentar algunos detalles de la producción. La soprano Sofía Esparza se mostró especialmente contenta y agradecida de poder volver a Oviedo –tras su interpretación de Rosa en "El rey que rabió" (2022)–, ya que el Campoamor fue "el primer teatro en el que actué lejos de mi tierra navarra". Esparza, que protagoniza el rol de Niña Estrella, matizó la riqueza que ofrece retomar un papel en el que siente muy cómoda porque "cuando vuelves al personaje se queda dentro de ti y eso es especial".

Otros miembros del elenco, como Facundo Muñoz, Christian Díaz y Pablo Gálvez, explicaron, igualmente, su compromiso con Oviedo y la zarzuela y animaron al público a hacerse con las pocas entradas que aún restan por vender para esta ópera "divertida, elegante, con una escena luminosa y muy limpia y un reparto de primera" que cierra la temporada lírica del curso 2024 en la capital del Principado.

Suscríbete para seguir leyendo