La estatal Indra intensifica su estrategia para hacerse con el control de Santa Bárbara

La ingeniería intenta un acuerdo con General Dynamics para fortalecer su posición en el grupo que fabrica los nuevos blindados de Defensa

Vehículos de combate 8X8 Dragón en el campo de pruebas de Santa Bárbara en Sevilla.

Vehículos de combate 8X8 Dragón en el campo de pruebas de Santa Bárbara en Sevilla. / EFE

Chus Neira

Chus Neira

Han pasado ya cuatro meses desde que el grupo norteamericano General Dynamics confirmó que había recibido una propuesta por parte de la ingeniería tecnológica con participación estatal Indra para hacerse con el control de Tess Defence, la sociedad que fabrica desde Trubia para el Ejército español los 8x8 y el nuevo blindado VAC. Desde entonces, ni la división europea (GD European Ladn System) ni la española (GDELS-Santa Bárbara) ni tampoco la propia Indra habían dado signos de que esos movimientos se hubieran reactivado. Hasta ahora.

Según han publicado varios medios especializados y a tenor de lo que ha podido confirmar este periódico de fuentes próximas a estas negociaciones, Indra ha vuelto a reactivar su estrategia para lograr el control en Tess Defence, pasando a ser el socio mayoritario (ahora lo es Santa Bárbara) o negociando algún tipo de operación que, de facto, le permita estar al frente de la empresa que gestiona la factoría trubieca y es líder en la fabricación de vehículos blindados de cadena y de ruedas en Europa.

En este sentido, el digital "Vozpopuli" aseguró esta semana que una delegación de la cúpula de la compañía estadounidense tenía previsto reunirse esta semana en Madrid con directivos de Indra para empezar a negociar una supuesta adquisición de Santa Bárbara.

Los contactos son de extrema confidencialidad y ninguna de las dos empresas confirma ni informa sobre estos encuentros.

Fuentes de Santa Bárbara explicaron que, por principio, General Dynamics European Land Systems está aplicando una política de comunicación de no negar ni confirmar con respecto a rumores y suposiciones. También aclararon que GDELS Santa Bárbara Sistemas se reúne "continuamente" con todos los socios de Tess Defence "con el único propósito de garantizar la ejecución exitosa de nuestros programas".

Desde Indra, declinaron también hacer cualquier tipo de comentario sobre las supuestas negociaciones.

El grupo Tess Defence, nacido en 2020 para hacerse cargo del contrato de los VCR 8x8, y al que ahora se le ha adjudicado también el proyecto del nuevo blindado VAC, se repartía hasta ahora entre el 26% de Santa Bárbara, el 25% de Indra, el 24,33% del grupo madrileño Escribano y el 24,67% de los vascos Sapa. Estas dos últimas sociedades están representadas, a su vez, dentro de Indra, pues los hermanos Ángel y Javier Escribano aumentaron en noviembre del año pasado a un 8% su participación, convirtiéndose en los segundos accionistas, y Sapa se mantiene con un 5%. El control de Indra lo mantiene el Gobierno central, a través de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI), con un 28% del capital.

De esta forma, el peso de Indra dentro de Tess Defence, que opta a llegar a un 51% y que también ha incluido a Sapa y a Escribano en este movimiento, supondría, en el fondo, una suerte de renacionalización del sector de la Defensa, un refuerzo de la posición estatal dentro de los proyectos estratégicos para el Ejército español.

El director general de Santa Bárbara, Juan Escriña, entrevistado recientemente por LA NUEVA ESPAÑA, tampoco quiso valorar este tipo de operaciones y se limitó a recalcar que en el consorcio creado para ejecutar el contrato del 8x8 Dragón, Indra, Escribano, Sapa y Santa Bárbara van, prácticamente, a partes iguales. "El Ministerio quiere que sirva para los próximos programas terrestres basados en Dragón y el futuro VAC. Nosotros somos tecnólogos, sistemistas del producto que tenemos, y nos adaptamos a las situaciones de contorno. Hay veces que vas solo, otras con otro compañero de equipo y otras veces con cuatro y para adelante", resumió Escriña hace solo un mes.

El anuncio de nuevos movimientos por parte de Indra para avanzar en la búsqueda del control del consorcio viene a coincidir con la inminente feria de demostración tecnológica de la industria militar que durante los días 26 y 27 reunirá a los principales actores del sector en Oviedo, en la antigua fábrica de armas de La Vega.

A esta cita han confirmado su presencia el ministro de Industria, Jordi Hereu, y la ministra de Defensa, Margarita Robles. La cita, organizada por la Agencia de Ciencia, Competitividad Empresarial e Innovación Asturiana (Sekuens), de la mano del sindicato FICA-UGT, congregará esos dos días a destacadas personalidades de la industria de Defensa, entre las que se incluirán, precisamente, altos cargos de Indra y Santa Bárbara, además de Navantia, Escribano, Rheinmetall o Airbus.

Los planes que estaría acariciando el Gobierno central respecto a la industria nacional de Defensa responden a una línea dictada desde la Unión Europea de cara a consolidar la independencia tecnológica de sus ejércitos en un contexto geopolítico cada vez más incierto y cambiante.

A comienzos de año, el propio presidente Pedro Sánchez habló públicamente en el Foro de Davos de las intenciones de su Gobierno de reforzar el sector y hacer que Indra, en la que ya están integrados, fuera "más grande". Sánchez explicó en ese momento que su deseo era "estructurar y transformar" todo el ámbito de la industria nacional de la Defensa con el objetivo de "sacar mucho provecho" en el marco del impulso al sector en el ámbito europeo de Defensa. "Creo que tenemos buenas empresas, y lo que necesitamos es alinear los objetivos para tener una mejor participación en estos proyectos", concluyó el presidente español en aquella declaración en Davos.

Apuntes

Tess Defence. El consorcio Tess Defence se puso en marcha para gestionar el contrato del VCR 8x8 para el gobierno español y de su nuevo blincado, el VAC. En este grupo están presentes, GDELS-Santa Bárbara, con un 26%, y Escribano, Sapa e Indra, cada una de ellas con un 25%

Despegue europeo. Los planes de la Unión Europea en materia de Defensa pasan por aumentar la independencia tecnológica y reforzar las empresas nacionales. Pedro Sánchez ya declaró que hacía suyas estas ideas y que una de las pretensiones de su gobierno era hacer de Indra, que en un 28% está ya participada por el estado, una campeona en la industria del armamento.  

Suscríbete para seguir leyendo