La Seguridad Social ya atiende a los ciudadanos en su nueva sede de Oviedo: "Deberían avisar de otra manera"

La nueva oficina recibe en su primer día a un centenar de personas, la mayoría ajenos al cambio, que acudieron primero a Pérez de la Sala, donde ya no hay atención al público

El interior de la nueva sede de la Tesorería de la Seguridad Social, durante la mañana de ayer.

El interior de la nueva sede de la Tesorería de la Seguridad Social, durante la mañana de ayer. / Mario Canteli

Normalidad en los trabajadores y algo de despiste en los usuarios. Así fue el primer día de la Tesorería de la Seguridad Social en su nueva sede, el número 1 de la plaza de la Escandalera, en la esquina con la calle Argüelles. Aquellas personas que quieran cambiar su dirección, obtener su vida laboral, pedir sus datos de filiación o informes de sus años cotizados lo hacen desde ayer en unas dependencias distintas. Este servicio de atención al público, hasta ahora se ofrecía en la sede de la calle Pérez de la Sala, adonde aún acudieron muchos usuarios despistados antes de ser redirigidos. No obstante, pese al cambio, los trámites se realizaron con normalidad y los trabajadores de la nueva sede atendieron a casi un centenar de personas a lo largo de la mañana.

Los funcionarios del recinto definieron esta jornada inaugural como "un día muy normal" con una carga de trabajo similar a la que tenían en el otro edificio. Las banderas de Asturias, España y Europa ya ondean en un edificio con unas dependencias luminosas y completamente renovadas. El sótano, el bajo, la primera, segunda y tercera plantas, el torreón y el bajocubierta han sido rehabilitados, respetando los elementos históricos del inmueble, como la escalera central, y en líneas generales la estructura del edificio, de estilo regionalista montañés con toques platerescos y construido en 1922 por el arquitecto asturiano Manuel del Busto.

El edificio que alberga la sede, en la esquina de la plaza de la Escandalera con la calle Argüelles. | Mario Canteli

El edificio que alberga la sede, en la esquina de la plaza de la Escandalera con la calle Argüelles. | Mario Canteli / Víctor Delgado

El edificio de la Tesorería de la Seguridad Social es, habitualmente, muy concurrido y ayer no fue una excepción, aunque con visitantes algo despistados. Olga Suárez llegó desde El Entrego directa a la antigua sede y, tras la sorpresa del cambio, se mostraba encantada de haber superado con éxito un engorroso trámite burocrático. "Me atendió una chica encantadora", indicaba antes de abandonar el edificio. Eso sí, al igual que otros usuarios, aún tiene que acostumbrarse a las dependencias para dar a la primera con la puerta de salida. Gustavo Metre y Paula Bermúdez, que acudieron para actualizar su dirección al haber cambiado de domicilio también desconocían el cambio y pasaron antes por Pérez de la Sala. "Por suerte no tuvimos que esperar mucho aquí", valoraron.

A pesar de la magnitud del traslado, la Tesorería apenas se esforzó por publicitarlo. Un folio pegado en la oficina de Pérez de la Sala que rezaba "A partir del día 17 de junio de 2024 la atención presencial en esta Tesorería se efectuará únicamente en plaza de la Escandalera, número 1" fue el único aviso para los usuarios. Algunos de ellos, echaron en falta algún tipo de comunicado en los portales oficiales o en redes. "Deberían avisar de otra manera, no habían señalizado nada", decía ayer Luz Rodríguez en el nuevo recinto.

Una mudanza larga

El cambio de Pérez de la Sala a la Escandalera llega tras ocho años de reformas y contratiempos en la nueva sede. La Seguridad Social anunció en 2016 su traslado tras unas obras en el edificio que pretendían durar diez meses, una vez que del inmueble salieron los últimos inquilinos que quedaban. Los trabajos se adjudicaron por 2,8 millones, pero las dificultades para instalar un ascensor y los graves daños detectados en los cimientos provocaron en 2018 un sobrecoste del 10% y la ampliación de su plazo de ejecución. Después llegó la pandemia y el Ministerio decidió aparcar sus planes de reubicación de sedes en Oviedo. Ocho años después y superados todos los escollos, esta nueva ubicación permitirá además concentrar varios pequeños despachos dependientes de la Seguridad Social que hasta ahora estaban desperdigados por la ciudad.