Val de Boides, del llagar Castañón, se corona en Oviedo como la mejor sidra del año

La Fábrica de Armas de la Vega, inundada de cosecheros, hosteleros y productores, acoge una fiesta donde el expiragüista Javier Hernanz se convierte en nuevo embajador de la DOP

Javier Hernanz, presidente de la Federación Española de Piragüismo: "Celebraremos las medallas olímpicas con sidra asturiana"

VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Irma Collín

La fábrica de armas de La Vega cambió ayer de aspecto y acogió una masiva celebración de todos los sectores que hacen posible la fabricación y consumo de la bebida autóctona por excelencia. La 13ª edición del Salón "Sidra de Asturias" reunió a cosecheros, hosteleros, productores, llagareros y autoridades. La cita, organizada por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) en Oviedo, la Capital Española de la Gastronomía, sirvió para entregar el premio a la mejor sidra natural del año, que recayó en la Val de Boides, del Llagar Castañón, con sede en Quintueles (Villaviciosa). "Ligera, afrutada y fácil de beber". Así definía el llagarero Alfonso Castañón a su sidra tras conocer que era la mejor del año. Un premio que espera "que impulse el consumo en Asturias".  

Los expertos de la DOP eligieron como segunda mejor sidra natural la Prau Monga de La Viuda de Angelón (con llagar en Llames, Nava). Mientras que la medalla de bronce se quedó en Oviedo gracias a la Zhythos del Llagar Herminio, en Colloto. También se premió a la mejor sidra natural filtrada, que fue la Españar (Villaviciosa) y a la mejor sidra espumosa, la Valle Ballina y Fernández, también del concejo maliayo. Otro de los atractivos de esta cita fue conocer al nuevo embajador de la DOP, que como es tradicional salió de un barril de sidra entre el sonido de las gaitas al final de la gala. Este año el honor recayó en Javier Hernanz, expiragüista profesional y actual presidente de la Federación Española de Piragüismo.

El flamante embajador definió como "un orgullo" poder defender una bebida con la que se crió y aseguró que las botellas verdes viajarán a París con motivo de los Juegos Olímpicos de este verano. "Procuraré que cada medalla del equipo español de piragüismo se celebre brindando con sidra de Asturias", señaló. Por su parte, el agrónomo mierense Antonio Muñoz Álvarez, que tiene una pomarada en Llanera, se hizo con el título al mejor cosechero del año. Muñoz se llevó por primera vez este título, que premia una trayectoria de 27 años cultivando manzanas. "Los prados no son de adorno. Son un elemento de creación de riqueza y en Asturias necesitamos más gente que se dedique al sector primario", valoró.

En La Vega se dieron cita el consejero de Medio Rural y Política Agraria del Principado, Marcelino Marcos Líndez; el concejal de Turismo del Ayuntamiento de Oviedo, Alfredo García Quintana, el presidente del Consejo Regulador de la DOP, Víctor Ramos; el presidente de los hosteleros de Gascona, Pedro Caramés, y el responsable de Medio Rural de la Caja Rural, Javier Nievas. Todos ellos fueron los encargados de entregar los diplomas a los galardonados .

"La Sidra de Asturias vive un momento dulce y el futuro es esperanzador", aseguró el consejero de Medio Rural, que anunció una nueva campaña publicitaria en verano para publicitar la cultura sidrera. Al finalizar el acto, los 30 productores integrantes de la marca de calidad ofrecieron sus caldos junto a otros productos asturianos a los más de 2.000 invitados. Todos ellos se conjuraron para conseguir que la cultura sidrera asturiana sea nombrada a final de este año Patrimonio Mundial de la Unesco. "Lo vamos a conseguir y va marcar un antes y un después para Asturias", coincidieron todos los presentes.