El alumno de premio que eligió Oviedo por el nivel de su formación musical

El coruñés Teo Montero, estudiante del Conservatorio Superior, se ha alzado con una distinción nacional de composición con una obra que se estrenará en Alicante

Teo Montero Rey.

Teo Montero Rey. / LNE

Teo Montero Rey, alumno del Conservatorio Superior de Música "Eduardo Martínez Torner" de Oviedo, se ha alzado con la primera edición del Premio de Composición convocado por la Fundación Orfeo con la colaboración de la SGAE. Su obra, "Domine, ne in furore tuo arguas me", para soprano y piano, fue la elegida entre las presentadas por alumnos de conservatorios de toda España. "Estoy muy agradecido. Es un orgullo recibir este galardón", afirma el estudiante coruñés, de 19 años, que destaca que la distinción incluye el encargo de una obra para violonchelo solo y una beca para estudiar un máster universitario en composición musical con nuevas tecnologías. "Son de mucha ayuda para continuar mi formación", apuntó.

Además, la obra premiada, elegida por unanimidad por el jurado del premio Intercentros Melómano–Fundación SGAE, será dada a conocer el 7 de diciembre en el Auditorio de la Diputación de Alicante. "Me hace mucha ilusión que el estreno sea a cargo de grandes músicos", subrayó. Su composición será ejecutada por alumnas galardonadas en la edición anterior del galardón en la categoría de interpretación.

La obra encargada a Teo Montero se dará a conocer entonces también, a cargo de la violonchelista Isabel Anaya Herrera, que logró la distinción a la mejor interpretación en música contemporánea en 2023. El joven coruñés estudia el primer curso de Grado en Enseñanzas Artísticas Superiores de Música en la especialidad de Composición en el Conservatorio "Eduardo Martínez Torner". Llegó este curso pasado. "Escogí Oviedo principalmente por mi profesor, Manuel Martínez Burgos" y por el departamento de composición del centro, que es, dijo, "muy potente y compite con los mejores conservatorios de España". Fue precisamente Martínez Burgos el que le comentó que se convocaba por primera vez este premio destinado a alumnos del grado de Composición.

"Era final de curso y había muchas tareas por hacer todavía, pero decidí ponerme a trabajar en una obra", explicó Teo Montero. En aproximadamente un mes la composición estaba lista.

Lo primero que hizo el joven estudiante fue, manifestó, "elegir el texto, que es del Oficio de Tinieblas. Está en latín y es el salmo 37 de la Biblia vulgata. La composición fue un reto por varios motivos. El primero de ellos es que la duración de este tipo de repertorio lírico suele ser más corta de lo estipulado en este concurso. Además, había que plasmar en música la dualidad del salmo".

Este certamen permite, remarcó Montero, "acercarte a jóvenes que emergen en el mundo de la música clásica y poder establecer contactos". En el Conservatorio Superior ovetense se siente, indicó, "muy acogido" y se encontró con "mucho talento". En un futuro le gustaría "salir de España" para completar su formación y apunta a Francia o a Holanda, donde "hay muy buenos conservatorios".

A Teo Montero el amor por la música se lo "inculcó" su progenitora, la cantante de jazz Carmen Rey. "Gran parte de mi estilo se debe se debe a mi madre. En mis composiciones trato de incluir el lenguaje del jazz además de otras influencias en clásicas", aseveró. De pequeño asistió a clases de piano y de lenguaje musical y desde 2015 estudió en el Conservatorio Profesional de Culleredo. En 2023, antes de incorporarse al centro ovetense, recibió clases particulares de composición por parte de Fernando Buide del Real.

Este no es el primer premio que gana Teo Montero, cuyas obras han sido estrenadas en el "Auditorio Príncipe Felipe" y teatro Filarmónica, de Oviedo, y en el Auditorio Ciudad de León. La primera distinción que obtuvo fue en el "IV Concurso Internacional de Composición Coral Xogos Tonais". Su obra fue también la elegida en el III Concurso de Composición Ensamble Vocal Gijón. Junto a estos triunfos también ha sido finalista en otros concursos.

Este premio nacional que atesora el joven gallego fue creado por la Fundación Orfeo, entidad sin ánimo de lucro que pretende potenciar el conocimiento y la popularización de la música clásica en España, con especial atención a los jóvenes músicos. Ha contado con la colaboración de la Fundación SGAE.

Suscríbete para seguir leyendo