Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tapiz viajero de Luis Fumanal

Los avatares de una de las obras del último director artístico de la Fábrica de Loza de San Claudio

LA NUEVA ESPAÑA publicó el pasado 28 de octubre un extenso relato sobre la obra del dibujante y pintor Luis Fumanal durante su etapa como director artístico de la Fábrica de Loza de San Claudio. La colección puede verse en el Museo de Bellas Artes de Asturias, en Oviedo.

Conocí a Fumanal y a su esposa en casa de Concepción Casas Horques, donde Luis había sido compañero muchos años en la referida fábrica de loza. Siempre recordaré el tapiz que Fumanal había regalado a Conchita. La tela presidía una de las paredes de aquella casa. Me encontraba allí por casualidad, puesto que yo era amigo de José María, hijo de Conchita.

Años después, una vez que Conchita se trasladó a Granada, volví a ver aquel tapiz en su nueva casa y ahora, al ver toda una obra trabajada por Fumanal expuesta en el Museo de Bellas Artes, todo se vuelve a mi memoria y, pienso, que bien el hijo de Conchita o alguno de sus nietos tendrá colgado referido tapiz en su casa. Hoy tengo la oportunidad de exponerles (en la imagen de la izquierda) el referido tapiz.

Compartir el artículo

stats