Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mar de Oviedo

Gerasa y a casa

Termina mi viaje a Jordania, y esta serie plus ultra Collotum, con la visita a Jerash, Pompeya de Asia, habitada desde el Neolítico y ciudad del imperio de Alejandro Magno (siglo IV a. C.); fue parte de la Decápolis, diez urbes romanas hermanadas para potenciar el comercio regional, al norte de Amman y en ruta a Damasco. En Jerash pasé bajo el Arco de Adriano, asistí a una carrera de cuadrigas en el hipódromo, recorrí sus dos teatros, desde el postcaenium hasta la summa cavea; paseé por su Cardus y su Decumanus máximus, inspeccioné su alcantarillado, filosofé en el ágora, entré al ninfeo, oré en el templo de Artemisa y regateé en los puestos de higos, aceitunas, sandías, granadas, dátiles, caballos de bronce y falsos denarios de plata falsa. Auténtico el viaje. ¡Khae-trik, Jerash! ¡Adiós, Gerasa! Hola, Oviedo; aburrituri te salutant. (Es broma. No sé aburrirme ni sé descansar.)

Compartir el artículo

stats