Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mar de Oviedo

Úrgeme ser concejal

Una compañera mía en la montaña, muy activa políticamente, que colabora con generosidad en cualquier iniciativa social, que a su juicio sea justa y sostenible, defiende la vocación de servicio y la honradez de los políticos, en cambio a otra le extraña ese alto componente filantrópico, esa animosa disposición para lograr un mundo mejor, y se pregunta con ironía y amargura por qué cuando hay una oferta de trabajo (para alicatar un rascacielos, desarraigar eucaliptos, teitar Somiedo, pañar ocle o cobre, practicar huerting...) apenas hay colas ni disputas por el puesto; en cambio, cuando se trata de optar a un cargo político, incluso sin remuneración o poniendo dinero encima, el personal se arrebata, acude en tropel y compite con quien tiene sus mismos ideales hasta traicionarlo si llegara el caso. Es recelosa mi amiga, le choca esa santidad civil; es como si viéramos a los curas peleándose entre ellos por redimirnos.

Compartir el artículo

stats