Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Despacito y buena letra

El campo de la Cruzona (2)

El nacimiento de los institutos en Pola de Siero y Lugones

Cuando se cumplen 709 años del inicio de Siero como concejo, ya que Rodrigo Álvarez de Asturias en 1310, tuvo a bien ejecutar la Carta Puebla autorizada por el Rey Alfonso X el Sabio en 1280, me pongo a escribir estas palabras que continúan mi escrito anterior, también del mismo título y cuyo protagonista es nuevamente el campo de la Cruzona.

Decía en mi anterior escrito que mi única pretensión era recordar, poner en valor y agradecer lo que ha significado y significa la creación del Instituto de Lugones para la localidad y alrededores, y es que hay un Lugones antes y después del Instituto, y de ello pueden dar fe muchas biografías personales.

Santa Teresa de Jesús, cuya festividad se celebró el pasado 15 de octubre, solía decir que " según las lecturas serán las escrituras". Ese mismo día, la premio "Princesa de Asturias" de las Letras, la norteamericana Siri Hustvedt ante un foro de estudiantes en el Instituto Alfonso II, les confesó que "si no se lee, no se puede escribir".

A mí, las lecturas de la semana que me han puesto en situación de escribir y en comunicación con San Lucas y con Cervantes. San Lucas, en Evangelio 17,11-19 nos cuenta que sólo uno de los diez leprosos purificados se volvió para agradecer a Jesús su curación.

Cervantes en unos de esos didácticos diálogos entre Don Quijote y Sancho, pone en boca del Hidalgo la siguiente pregunta: ¿Sancho, cuál es el mayor pecado del hombre? El práctico escudero generaliza, no concreta y es el propio Don Quijote quien responde: "El mayor pecado del hombre es el desagradecimiento...".

Y como yo no quiero caer en ese defecto, trato al menos con estas letras de mitigar la deuda contraída, ya que compensarla es imposible, y expresar mi agradecimiento a mis profesores en los primeros años del Instituto, curso 1970/71 al 1973/74 inclusive.

Para ello he contada con la ayuda excepcional del Archivo Municipal de Pola de Siero que me han provisto de una extensa y precisa documentación y fruto de ello son estos datos, hechos, personas y curiosidades que os traslado y que espero que sean de utilidad y del agrado de todos.

La tramitación de este expediente tiene su origen en diciembre de 1965 cuando en sesión plenaria se valora la necesidad de que tanto Pola de Siero como Lugones tengan un Centro de Bachillerato y en el Pleno del mes siguiente, de fecha 12-I-1966 se aprueba la solicitud de cursar la petición al Ministerio de Educación y Ciencia.

Casi al mismo tiempo se inician los trámites para solicitar a la Caja de Ahorros de Asturias un crédito de 3 millones de pesetas para comprar los terrenos donde se han de construir ambos institutos en el concejo.

El importe de este crédito supone el 20,38% del presupuesto vigente de 1966.

A partir de ahí el expediente sigue un largo camino que tiene los siguientes hitos:

1.La Dirección General de Enseñanza Media acepta la cesión de los terrenos con fecha 15-IX-1967.

2.El 21-XI-1967 se recibe escrito en el Ayuntamiento que comunica que el Instituto de Lugones ha sido incluido en el Plan de Construcciones para el 1968 del Ministerio de Educación y Ciencia y es encargado del proyecto el arquitecto ovetense Don Carlos Blanco Bescós.

3.Con fecha 13-IX-1968 se comunica en el Pleno que se convoca subasta para la contratación de las obras del Instituto de Lugones. (Recuerdo que los accesos, movimiento de tierras, saneamiento corren a cuenta del Ayuntamiento).

4.El 28 de julio de 1970 aún están pendientes de solución el tema del colector y el 29 de julio de 1970 se aprueba la ejecución directa de los accesos.

Ambas obras cuentan con un presupuesto de 100.000 y de 110.000 pesetas, respectivamente. Dos meses después, a pesar de algunas carencias - el barro era nuestro compañero inseparable- inició su andadura el nuevo Instituto de Lugones y todo, en parte, gracias a la ingente labor de muchas personas y especialmente a la vitalidad y empuje de la primera Directora del Centro, Doña Mari Paz Merino. En la lectura de estos documentos me he encontrado con personas que han dejado una huella profunda en la vida del concejo de Siero como su alcalde, Don Leandro Domínguez Vigil-Escalera, con calle en Lugones. Don Luis Miranda Cabeza, que aún está esperando que se reponga su nombre en el campo de fútbol de Pola. Don Constante Álvarez Quirós que aún aguarda que se tramite su petición de calle .

Don José Luis Quirós o José Luis el de la Caja Rural, que ha dejado una impronta de buen hacer inolvidable o Don Joaquín Vigil Díaz, Hijo Predilecto de Siero, uno de sus mejores prosistas y de una bonhomía admirable entre otros muchos?

En el apartado de curiosidades quiero citar dos que seguro que a todos nos harán pensar.

La 1.ª es que la finca de la Cruzona, de 4.595 metros cuadrados, protagonista de estos artículos, valorada según resolución del Jurado de Expropiación Forzosa de fecha 25-2-1969 en la cantidad de 964.950 ptas, fue abonada a sus herederos en fecha de 23 de julio de 1.981, según certifica el entonces Secretario del Ayuntamiento don José Ramón Morilla Fernández del acta de la Comisión Municipal Permanente de esa fecha y siendo alcalde don Manuel Villa Díaz.

La 2.ª muestra cómo avanzan y cambian los tiempos. Estamos en pleno despliegue económico - la llamada por algunos "década prodigiosa"- y de ello dan prueba los siguientes datos. Los terrenos de las tres fincas matrices del Ayuntamiento fueron comprados o expropiados en 1967/68 a un precio de 200 ptas/ metro cuadrado.

Quince años después, en 1982, al adquirir nuevos terrenos para ampliar las instalaciones deportivas del Instituto, el precio del metro/cuadrado fue de 2.200 pesetas.

En estos preámbulos del cincuentenario espero que estos escritos sean útiles y ayuden a concienciarnos de la importancia que ha tenido y tiene el Instituto para la Lugones y especialmente para quienes hemos pisado sus aulas. ¡Muchas gracias a todos los que habéis hecho posible esta ya histórica realidad!

Compartir el artículo

stats