Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mar de Oviedo

Merienda de negros

En la Casa del Pueblo, en Jovellanos 19, tuvo lugar una cena solidaria para comer "moros y cristianos", fabas negras con arroz blanco; en protesta contra el racismo, desde la pitanza, mezclaron en el plato razas y creencias, que se juntarán en el estómago y en la sangre. Hay quien dice que el Desarme fue una pipa de la paz con Napoleón; garbanzos de Ibias, espinaca de la Provenza y bacalao del golfo de Vizcaya. El propio potaje es sinónimo de mezcla; macedonia, ensaladilla, paella, caldereta, caldero murciano, rancho canario... En las "manos de diputado", de Casa Santos (Colloto), se hermanan en la carta el corripo y el parlamento. Vecinos de Frialdad me invitaron a merendar pollo de Fozaneldi en salsa de cacahuetes de Senegal, migas gitanas y yemas de Santa Teresa; lo rematamos bailando una especie de pericote mapuche, con lanzas. En el colmo del mestizaje, ¿sabéis que desayuno cada mañana? Café con leche.

Compartir el artículo

stats