Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un ataque intolerable contra la autonomía municipal

Ante el pacto sobre los remanentes de los ayuntamientos

Durante los últimos meses hemos visto cómo Sánchez y sus socios han perpetrado un constante ataque contra los fundamentos de nuestro sistema político, cuestionando e invadiendo las instituciones, limitando su independencia y copando todo el poder para imponer su desgobierno. En ese "ataque al Estado" ahora le toca el turno

Sánchez ha contado para este auténtico atraco a las arcas municipales con la vergonzante connivencia del presidente de la FEMP, Abel Caballero, que ha optado por defender los intereses del PSOE en lugar de los del municipalismo. Con el apoyo (silencioso) cómplice de Podemos, los socialistas han impuesto un acuerdo que supone una tropelía democrática sin parangón en nuestro país y, especialmente, en el seno de la FEMP, donde la búsqueda del consenso siempre ha sido un principio irrenunciable.

Abel Caballero debería dimitir de inmediato porque, además de traicionar a los ayuntamientos e hipotecar el futuro de la FEMP al ponerla al servicio de un partido y su gobierno, se ha convertido voluntariamente en un edecán más del reino de la mentira que ha generado Sánchez. Hace dos meses, Caballero defendía que "son las Entidades Locales las que han de gestionar y decidir cómo aplicar sus remanentes para luchar contra el coronavirus, reactivar la economía e impulsar el bienestar social". Ahora hace todo lo contrario para servir a Sánchez.

La mentira es la moneda del Gobierno de Sánchez y del PSOE, lo que, unido a su aversión al diálogo y su falta de respeto a los principios básicos de nuestro Estado de Derecho, nos conduce a un régimen despótico y en permanente rumbo de confrontación y descalabro.

Para tomar conciencia de la magnitud del expolio, los ovetenses tienen que saber que con los 60 millones que Sánchez nos roba podríamos hacer, entre otros, proyectos tan necesarios para nuestro municipio y para generar actividad económica y crear empleo como: reforma de la Plaza de Toros, construcción del polideportivo de Trubia, cubrir patios de los colegios, un plan de choque para la zona rural, el Plan Integral del Campo San Francisco, reforma del campo de fútbol de Trubia, remodelación integral del Carlos Tartiere, el plan histórico de Olloniego, contratar más personal para atender mejor todos los servicios municipales, construir el parque Corsino Suárez, el consultorio de La Manjoya, el centro social de El Cristo, remodelar el polideportivo de hockey de La Corredoria, duplicar las subvenciones para el Plan Oviedo Trabaja, destinar 5 millones de euros para ayudas a empresarios, comercio y hostelería, incrementar las ayudas educativas, cambio del césped de los campos de fútbol de La Corredoria, Matalablima y reparar el de Olloniego, las mejoras en el Corredoria Arena y el Florida Arena, urbanización de la Ronda Sur, el Centro Social Integrado de La Florida, la construcción o adquisición de un edificio para atención integral a las familias, el desarrollo de proyectos de recuperación de La Vega?.

Todos los socialistas han acudido obedientes a respaldar a Sánchez en este dislate democrático, desde sus alcaldes al Presidente del Principado, que ha encontrado en el silencio y la inacción la fórmula perfecta para hacerse invisible ante los problemas. Pero, por mucho que lo intenten con su habitual propaganda, no podrán ocultar que quitar los ahorros a los municipios para financiar los despropósitos de Sánchez es una infamia excesiva, incluso hasta para esta dictadura populista que nos quieren imponer.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats