Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un trabajo bien hecho

La movilización en Oviedo de 200 efectivos para hacer frente a “Filomena”

Todavía no habían caído casi copos de nieve en Oviedo el pasado día 9 de enero, y alguna voz minoritaria ya nos criticaba por no haber puesto en marcha el plan de nevadas. Mientras tanto, en el Oviedo real, más de 200 personas (operarios de la limpieza, Policía Local, Bomberos, Protección Civil...) llevaban trabajando desde las 7.30 horas de la mañana para que el municipio no se paralizara por los efectos del temporal. Y los ovetenses pudieron comprobar que hicieron perfectamente su trabajo viendo que su ciudad no se colapsó por la nieve o las heladas.

En política parece que todos saben de todo. Y no me incluyo, porque, si algo sé, es que los que saben son los técnicos y no yo. Es decir: si hay que poner en marcha el plan de nevadas (y más en el caso de Oviedo, que cuenta con su propio plan, por lo que las alertas del Principado son meramente informativas), lo tienen que decidir los técnicos tras analizar la situación, no un concejal al albur de sus sensaciones. Y no tuve dudas de que fuera precisa tal decisión porque sabía algo que esas voces minoritarias ignoraban o no querían ver: desde el día 3 de enero los responsables operativos del área estaban ya ocupados en poner en marcha todos los recursos para minimizar los efectos de las heladas. Y el mismo día 9 de enero, estaban desde primeras horas evaluando: comprobando si el despliegue (150 operarios, 12 esparcidoras mecánicas de sal y otras cuatro acopladas a vehículos...) para limpiar y echar sal en las calles funcionaba, si se necesitaban más operativos en la zona de Trubia para colaborar con los bomberos voluntarios en la distribución de sal o si era necesario utilizar más toneladas de las 200 que se almacenaron para garantizar la seguridad de los ovetenses.

Los resultados –una ciudad que en ningún momento quedó paralizada por el temporal– demuestran que el plan de nevadas no fue necesario, entre otras cosas, porque nunca se alcanzaron los 8 centímetros de nieve que marcan el límite de una situación difícil a una crítica.

Escribo estas líneas, no con afán de responder a quienes, de forma tan precipitada como falta de razón, atacaron al equipo técnico que debe tomar decisiones sobre el plan de nevadas, sino como una muestra de reconocimiento y de agradecimiento a ese equipo y a todo el personal de Policía Local, Bomberos, Protección Civil y servicios de Limpieza que, una vez más, realizaron un magnífico trabajo para garantizar la seguridad de los ovetenses. A mí me gusta que cada uno haga su trabajo y que lo haga con el respeto y reconocimiento que merece. Y este Ayuntamiento cuenta en el área de Seguridad Ciudadana con un gran equipo de personas técnicamente preparadas y humanamente entregadas. Y mi compromiso es dejarles trabajar al margen de los rifirrafes políticos y sindicales interesados de quienes no han demostrado ni su capacidad de gestión ni su respeto a la profesionalidad ajena. Porque, por ejemplo, el anterior equipo de gobierno, al que tanto le preocupó ahora el plan de nevadas, se olvidó cuando gobernaba que tenía que actualizar, tal y como establece el propio plan, el plan municipal de emergencia a los cuatro años de su aprobación. No lo hizo, y esa es otra tarea pendiente que haremos antes del mes de abril.

A las heladas y la nieve se les combate, como a casi todo en la vida, no con palabras y acusaciones baldías, sino con trabajo, seriedad y responsabilidad. Y, una vez más, el personal de Seguridad Ciudadana y del servicio de Limpieza lo han demostrado. Muchas gracias a todos por vuestra entrega.

Compartir el artículo

stats