Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Hay cerco a Oviedo?

Las aportaciones del Principado en las tres grandes ciudades asturianas

Se lleva años denunciando el trato discriminatorio que se viene aplicando a Oviedo por los gobiernos socialistas del Principado, lo que periodísticamente se ha dado en llamar el “cerco a Oviedo”. Todavía en estos días el vicepresidente del Principado, en relación con las restricciones que se mantenían en Oviedo con motivo de la pandemia, se refería a la carencia de justificación de esta crítica. Pero ¿hasta qué punto es esto cierto? ¿Hay razones y datos objetivos que lo puedan justificar?

Si hay algo que no se puede discutir es el protagonismo cultural que Oviedo ha alcanzado en España, siendo una de las ciudades de referencia en oferta continuada de primer nivel, sobre todo en la musical. Intentaré mostrar el tratamiento que se ha producido desde el Principado en los últimos treinta años en materia de promoción cultural en los tres municipios asturianos de mayor población. No he querido entrar en valoraciones sobre la calidad de las ofertas culturales, que siempre serían subjetivas, sino en la más aséptica y cuantificable, que es la de las aportaciones presupuestarias que se han hecho, tanto en inversiones en equipamientos como en financiación de actividades, y que el lector pueda decidir hasta qué punto es cierta la pregunta que se hace.

Oviedo

A lo largo de estos treinta años el Principado de Asturias ha participado en la construcción de dos de sus importantes equipamientos: el Auditorio y el Museo de Bellas Artes de Asturias.

El Auditorio-Palacio de Congresos, inaugurado en 1999, fue promovido por el Ayuntamiento de Oviedo, siendo alcalde Gabino de Lorenzo, y en apoyo de este recinto el Gobierno del Principado, presidido por el popular Sergio Marqués, participó con la financiación de un tercio de su coste, lo que supuso menos de 4 millones de euros. Como compensación, la sede de la OSPA y sus oficinas se ubicaron en el Auditorio, correspondiéndole el pago de la parte proporcional de los gastos generales por el espacio ocupado. El resto de las actividades, excluidos los conciertos de la OSPA, son sufragados íntegramente por el Ayuntamiento.

La segunda gran inversión ha sido la ampliación del Museo de Bellas Artes de Asturias, adjudicada en 2006 a SEDES en 17,4 millones, como proyecto y obra, con un coste final que superó ampliamente los 20 millones y terminó inaugurándose en 2015. En la Fundación que gestiona el Museo, procedente de la antigua Diputación Provincial, participan el Principado y el Ayuntamiento, aunque a efectos presupuestarios, de personal y actividades son dirigidas íntegramente por la Consejería de Cultura. Oviedo, con tres de los catorce miembros de la Junta de Gobierno, aporta un tercio del presupuesto del Museo. En 2021 fueron 795.976 euros.

Gijón

Las inversiones del Principado en Gijón en equipamientos culturales desde principios de los años 2000 se han centrado en un elevado número de proyectos en la Universidad Laboral: rehabilitación del Teatro e Instituto del Teatro y Artes Escénicas; Centro de Arte y Creación Industrial; cubrimiento del Patio Corintio; rehabilitación de la Torre, Plaza y Espacios; adecuación del Convento de las Clarisas para la RTPA; adecuación de Despachos para la Presidencia del Principado; rehabilitación Áreas Universitarias; Centro de Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación; rehabilitación de los espacios que ocupan el IES, el Conservatorio Profesional de Música y del IFP; instalaciones complementarias; urbanización; jardines; aparcamientos... Con más de 50 licitaciones, todo esto ha supuesto más de 90 millones de inversión. Sí, ha leído bien, más de 90 millones, todos con cargo a los presupuestos de la Consejería de Cultura.

Además de esto, en 2005 se constituyó la Fundación Laboral, Centro de Arte y Creación Industrial, en la que el Principado participaba teóricamente con el 33% y el Ayuntamiento de Gijón con el 12%, rellenándose el resto con patronos privados hasta un 55%, con “derramas” de 500 euros. Esa fue la práctica que se siguió para esquivar del control público a las fundaciones hasta que se transpusieron las directivas de la UE y evitaron este fraude político. Decía que el Principado participaba teóricamente con el 33% para gestionar sólo una parte del total del complejo de la Universidad Laboral, porque la Consejería de Cultura ha venido aportando para el funcionamiento de Laboral Centro de Arte más del 95% de sus gastos, con cantidades superiores a los 500.000 euros anuales a través de transferencias directas: en concreto, en el presupuesto para 2021, con 571.429 euros. La contribución del Ayuntamiento de Gijón supone la simbólica cantidad de 20.000 euros al año. Más sangrante es el caso de la deuda de Laboral Centro de Arte, consecuencia de los déficits de todos estos años, que alcanzaron los 3,8 millones de euros y que se están amortizando exclusivamente por el Principado con más de 300.000 euros/año, quedando en 2019 pendientes de pago 1,8 millones .

Pero no se quedan ahí los apoyos del Principado: su empresa pública, Recrea, se hace cargo de la gestión del resto de los espacios de la antigua Universidad Laboral, tanto de mantenimiento como de las actividades del teatro y resto de instalaciones culturales y turísticas, lo que supone otros cientos de miles de euros anuales difíciles de cuantificar.

Avilés

En Avilés, el Principado ha destinado para la construcción del complejo Niemeyer, inaugurado en 2011, más de 35 millones de euros. Por si fuera poco, en esta operación se involucró también a la empresa pública Sepides (propietaria de suelo industrial en el PEPA) para ejecutar un aparcamiento subterráneo de 276 plazas, finalizado en 2009 y que costó 4,5 millones de euros, pero que en la actualidad sigue cerrado y sin expectativas de abrir, salvo algunos días del año para determinados eventos.

En 2006 se constituyó la Fundación Centro Cultural Oscar Niemeyer con un capital de 60.000 euros, 30.000 a cargo del Principado (50%) y el resto entre el Ayuntamiento de Avilés (25%) y la Autoridad Portuaria de Avilés (25%). A los dos años de su inauguración, la Fundación Niemeyer presentaba una elevada deuda de casi 3,5 millones, que hizo solicitar concurso de acreedores. La “fiesta” de codearse en Avilés con personajes a los que traía Natalio Grueso por sus relaciones personales y “talonario”, como Woody Allen, Kevin Spacey, Jessica Lange, Brad Pitt, Carlos Saura, Claudio Coelho, Paco de Lucía, Serrat, o exposiciones de Francis Bacon o de Joaquín Sorolla, alucinaron hasta tal punto a los socialistas del Principado y de Avilés que parece que no se enteraron de nada de lo que pasaba, y los eximió de cualquier responsabilidad en el desfalco. Pero las deudas de la fiesta hay que pagarlas, y la Consejería de Cultura ha transferido para ello hasta 2020 a la Fundación Niemeyer más de 1,5 millones. Además, destina anualmente 750.000 euros para sus gastos de funcionamiento y 302.921 euros para seguir contribuyendo a las amortizaciones pendientes de la deuda. Ha de decirse que para el funcionamiento –que no para la deuda– Avilés aporta anualmente 300.000 euros y la Autoridad Portuaria 100.000.

Estos datos, contrastables, demuestran el diferente trato seguido en las políticas de promoción cultural por los gobiernos socialistas del Principado a lo largo de décadas con Oviedo y creo responden claramente a los interrogantes iniciales.

Compartir el artículo

stats