Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De la economía, que también es salud

La falta de sensibilidad municipal con las iniciativas que recibe desde otros grupos políticos

Fue el pasado domingo cuando supimos que el TSJA daba dos días al gobierno de Asturias para que justificase el mantenimiento del cierre de Oviedo y de las restricciones “4 plus”, con lo que se concluye que no lo justificó, confirmándose lo que advertimos desde Vox, el uso de criterios diferentes en función del municipio a la hora de evaluar los datos epidemiológicos, una arbitrariedad inaceptable y más en las actuales circunstancias.

Paseando por Oviedo vemos los bares y comercios cerrados –algunos ya no volverán a abrir– mientras te cuentan que las tasas municipales siguen llegando, que a algunos les llegan ayudas y a otros no. La falta de compromiso adquiere una nueva dimensión, la falta de agilidad.

El Ayuntamiento de Oviedo, en un año decisivo, decidió inexplicablemente no elaborar un proyecto de Presupuestos alegando que “la incertidumbre sobre el marco legal y el abandono de los ayuntamientos a su suerte por parte de Gobierno central y del autonómico, aconsejan prorrogar las cuentas de 2020”. La excusa es pobre ya que obliga a preguntarse cómo es que otros sí han podido, Madrid por ejemplo, con un incremento de un 8,1% y, a mayores, rebajando impuestos, IBI; IAE o la tasa de basuras para empresas del ocio, la hostelería, el comercio, los espectáculos, la cultura y la industria, entro otros.

Desde Vox dijimos que eran urgentes unas cuentas que priorizaran a las personas más vulnerables y la dinamización de la actividad económica. Vox apoyó el plan Recover y hará lo mismo ante propuestas de recursos para necesidades reales pero carecer de Presupuestos transforma todo en “parches”, implica incertidumbre y opacidad.

En este contexto nuestras iniciativas son sistemáticamente rechazadas, pedimos ayudas directas para los hosteleros sin terraza, lo que se consideró por el bipartito “incompleto, extemporáneo y oportunista”, ante lo que una se pregunta: ¿Hay algo más incompleto que un Ayuntamiento sin Presupuestos? Pero no vamos a cejar y acabamos de registrar una petición para que, respetando la Ley de Subvenciones, el Ayuntamiento de Oviedo las conceda a aquellos autónomos, entidades sin personalidad jurídica y personas jurídicas, de hasta 20 trabajadores, que reúnan los siguientes requisitos: ejercer su actividad y tener su centro de trabajo en el término municipal de Oviedo desde antes del 14 de marzo de 2020; encontrarse de alta en el momento de presentar la solicitud; que su actividad se haya visto afectada por el cierre de establecimientos, la suspensión de actividades o una reducción de su facturación en los meses de duración del estado de alarma de, al menos, el 60% de media en relación con la facturación del año 2019.

Pedimos 750 euros para quienes no dispongan de establecimiento permanente abierto al público y 1.000 euros para quienes lo tengan; que los afectados reciban una cantidad fija de 150 euros por cada trabajador por cuenta ajena a jornada completa –o parte proporcional– que no se haya visto afectado por ERTE con una cuantía máxima por beneficiario de 3.000 euros. Y que se prolongue hasta fin de año la temporada de terraza, suspendiendo el pago de las tasas o del canon por ocupación durante el año 2021.

Los de Canteli y Cuesta me dirán que no, que “ya está”, pero no es cierto, o que “están haciendo mucho más”, pero tampoco lo es; o que “es mucho dinero”…pero si hay para nombrar altos cargos –van cinco directores generales– o subir sueldos a asesores de alcaldía tiene que haber para esto. Y les aseguro que hay para muchas otras cosas…

Hoy por hoy, una parte del alma de una ciudad de servicios como Oviedo es su hostelería y su comercio, al menos hasta que no se vea en la práctica el torrente de anuncios municipales del que de momento va viviendo el bipartito.

Compartir el artículo

stats