Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica / Música

El mejor pianista y el Jimmy Hendrix de la mandolina

El músico gaditano, considerado uno de los pioneros del jazz-flamenco, distinguido con el premio Nacional de Músicas Actuales 2020, jugó el jueves con las cuerdas de su piano y las diez de la mandolina de Hamilton de Holanda. Tercer concierto y ecuador del Ciclo Vetusta & Jazz de la Fundación Municipal de Cultura.

Recordaba Chano a propósito de este premio que fue la llamada de Tete Montoliú en un momento de incertidumbre, un gran apoyo: “Eres un músico de jazz, pero lo tocas de otra manera, tu voz es diferente”; o la opinión de Caballero Bonald, poeta, escritor y flamencólogo. “Todo eso me animó bastante a seguir por este camino demostrando que flamenco no es solo cosa de guitarra, cante y palmas”. También fue nominado en 2001 al Grammy Latino por la banda sonora de “Calle 54”.

En el caso de Chano Domínguez cabe preguntarnos con quién no ha colaborado, ya que entre sus habituales se encuentran los más grandes: Enrique Morente, Paco de Lucía, Martirio, Herbie Hancock, Jack DeJohnette, Wynton Marsalis, Tomatito, Paquito de Rivera o Stefano Bollani... Con todos ellos ha conseguido una insólita integración entre ritmos y lenguajes del jazz y el flamenco, sin olvidar que Domínguez también es un pianista de jazz digamos “tradicional” interpretando a Thelonious Monk, John Coltrane, Duke Ellington, Dexter Gordon o Tete Montoliu.

En declaraciones previas al concierto del jueves, Chano reflexionaba: “Me gusta encontrar lo que tienen en común los estilos musicales de distintos orígenes, solo hay dos tipos de música: la buena y la mala”. Toca tangos, tanguillos, alegrías, compás de bulerías, fandangos y soleás en su piano con una estructura de jazz tradicional. Y de eso se trata, de escuchar música buena aunque no se entienda mucho; como mi amiga “cuasi milenial” Antona Luengo, que desde las primeras filas disfrutaba de algo nuevo para ella y a su criterio reconocer a dos músicos enormes y seguramente aficionarse a esta música.

La otra cara del dúo a base de diez cuerdas pero de un instrumento inusual: la mandolina”¡, un instrumento que sorprendió para bien al público, por algo la prensa americana lo llama el “Jimmy Hendrix” del mandolín, aunque por muchos gestos corporales y mandibulares recordaba también a Pat Metheny... Holanda es considerado el mejor músico del mundo en palabras de otros grandes como Hermeto Pascoal, Maria Bethânia o Djavan.

Destacó Chano con la composición “Capricho de España”, seguido por una rumba dedicada al fallecido Chick Corea. Por su parte, Holanda nos deleitó con un homenaje a Antonio Carlos Jobim, con “Mira, María”, composición a tres con Vinicius de Moraes y otro Holanda, el gran Chico Buarque de Hollanda.

Luego de una concatenación de temas, de súbito sonó “Chumbulum” en argot colombiano “Del Tirón”, una nueva composición de su último disco nacido en el confinamiento. Finalizando con otro homenaje a Paco de Lucía y su tema “Ziryab”.

Un único bis en el que pudimos oír la voz de Hamilton y a propósito quien quiera conocer un poco más de este artista, tiene el podcast del programa de Radio 3 “Cuando los elefantes sueñan con la música” del martes 25 de mayo.

Próxima cita, el jueves día 3 de Junio, con Yamandú Costa, considerado uno de los mayores talentos brasileros de la guitarra. Larga vida al ciclo “Vetusta & Jazz”

Compartir el artículo

stats