DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos Fernández Llaneza

Ciudad y medio ambiente

El cambio climático tendrá efectos mucho peores que la pandemia en opinión de muchos expertos. Es posible que la lucha contra sus consecuencias suponga uno de los mayores retos a los que se tenga que enfrentar la humanidad. Preocupante. En 1972, las Naciones Unidas, con motivo de la Conferencia de

- Convocatoria el Consejo Municipal de Medio Ambiente, foro que, seguro, puede aportar mucho.

- Fomento y potenciación del transporte público y que éste sea eficaz y eficiente. La reciente incorporación de un autobús de hidrógeno es el camino a seguir.

- No nos olvidemos del tren. FEVE tienen tanto que mejorar como mucho podría aportar.

- Electrificación de los vehículos municipales. Afortunadamente, cada vez son más.

- Sustitución de las ineficientes luminarias de farolas decimonónicas con las que irresponsablemente se sembró la ciudad por otras mucho más adecuadas.

- La recogida selectiva de basuras es un ejemplo y debería de incentivarse para incrementar el volumen de reciclaje doméstico. Asimismo, es loable la recogida de basura orgánica en cada portal.

- Sacar el tráfico del centro de la ciudad también debe ser prioritario; hay que pensar y diseñar la ciudad del futuro dando preferencia al peatón sobre los coches. Por el bien de todos espero que acierten con la entrada de Santullano aunque ni entiendo ni comparto que un proyecto como “Bosque y Valle” acabase en la papelera.

- Favorecer la colocación de paneles solares en viviendas e instalaciones municipales.

- Ningún núcleo rural sin saneamiento.

- Incremento de la plantación de arbolado en calles y parques donde lo permita el espacio disponible.

- Creación del anillo verde como un auténtico perímetro natural que comunique la ciudad con su entorno verde. Ha de ser un proyecto ambicioso y con miras de futuro.

- Las campañas educativas para el fomento del consumo responsable y sostenible también han de figurar en la agenda municipal.

- Revisión de las calderas de calefacción central de comunidades; hay algunas todavía de carbón que deberían ser sustituidas.

- Implantación de carriles específicos para potenciar el uso de la bicicleta.

- Gestión de las grandes zonas verdes con especies autóctonas que contribuyan a mantener el ecosistema; por cierto, ¿es necesario en los grandes parques periurbanos segar toda la superficie del parque? En los prados allí existentes podemos encontrar más de cuarenta especies de plantas propias de estas comunidades herbáceas, todo un ecosistema que se debe mantener y conservar.

- Por supuesto, un plan forestal para el Naranco con sustitución de los eucaliptos por especies autóctonas a valorar según exposición, el sustrato o la orientación.

- Descartar definitivamente proyectos como la Ronda Norte: innecesaria, anacrónica e inasumible desde el punto de vista económico y medioambiental y que puede tener alternativas realizables y más económicas. Oviedo ya cuenta con una ronda exterior.

Y, sobre todo, pensemos que todos somos responsables de mejorar nuestras conductas como ciudadanos y consumidores en nuestros hogares. Cada día. Cada hora. Sin esa responsabilidad nada se podrá hacer. No le demos la razón a Víctor Hugo a quien producía una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no la escucha.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Si tienes dudas de cómo suscribirte pincha aquí

Si tienes dudas de cómo suscribirte pincha aquí

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil. Estamos aquí para ayudarte, 985 279 722.

Compartir el artículo

stats