Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ángel de la Fuente

El puente de la Argañosa: peligro sobre las vías

El deplorable estado del paso, en una zona que sufre un preocupante abandono

El 14 de octubre de 2013 publicaba Carmen Ruiz-Tilve un artículo con el título: Puentes de barrio. Un recuerdo de la transformación del barrio de la Argañosa nacido a la vera de las vías, que desde el día 30 de abril de 1883 comunicaron Oviedo con Trubia. El cierre del paso a nivel supuso levantar una pasarela metálica por la que vecinos de un lado y del otro de las vías circulan a diario, más quienes después de visitar al Salvador ponen rumbo hacia Santiago de Compostela por esa vereda que acertadamente se ha bautizado como Camino Primitivo, el auténtico, el camino de caminos que inauguró Alfonso II cuando tuvo noticia de la localización del lugar en el que se dijo que yacía Santiago; sin embargo, parece que importa poco. Desgraciadamente en esta cuestión soy como santo Tomás, creeré cuando vea, porque resulta cansino escuchar tantas buenas intenciones, que por otro lado suelen llenar el infierno como se suele decir.

Detalles de la escalera y la barandilla del puente de la Argañosa. | Á. F.

Hace tiempo que esta infraestructura es motivo de queja por el abandono en el que se encuentra y el peligro que conlleva. A diario para acudir a los centros comerciales de La Florida, a los servicios religiosos de las parroquias San Melchor y San Antonio de la Florida, así como a cualquier comercio y a pasear por el parque de Pura Tomás cientos de personas salvan las vías por este puente carcomido por el óxido. Tanto los pilares de hierro como la viga, las barandillas, las escaleras y la techumbre del joven apeadero están afectados por una persistente herrumbre que se manifiesta en barrotes colgando, agujeros considerables en el frente de los escalones a los que hay que unir la falta de baldosas en la rampa de acceso y en la parte superior del puente. Además, a diario y en cualquier época del año los peregrinos se van despidiendo de Oviedo, del ruido de sus calles para comenzar a disfrutar de la naturaleza a los pies del totémico Naranco que tanto queremos los ovetenses y que poco a poco comienza a ser objeto de atención.

El puente de la Argañosa: peligro sobre las vías

El día 4 de febrero de 1999 se inauguró con ancho métrico la línea que une Oviedo con Trubia, que hasta 1997 tuvo ancho ibérico. Deciden las autoridades construir entre San Claudio y Oviedo nada más y nada menos que cuatro apeaderos en seis kilómetros. Concretamente, el apeadero de Las Mazas en el que no subirán a un tren o bajarán de él dos docenas de personas al año supuso construir un puente de hormigón de gran envergadura mientras que en La Argañosa esperamos a que un niño, un anciano, una persona cualquiera se vaya a las vías, quede electrificada al rozar la catenaria si cae del puente o se estrelle contra la vía. ¿Cómo se puede permitir esta situación? La respuesta estoy seguro de que nos llevará a Adif. Pasa un año, otro, llegará un nuevo año santo y esta vía de comunicación permanecerá tente mientras miro o en su caso, si se viene abajo, se desguaza para que los abarrotados trenes procedentes de Ferrol, Pravia o de Oviedo puedan circulan con la puntualidad que les caracteriza.

El puente de la Argañosa: peligro sobre las vías

Se nos hace la boca agua hablando del Camino Primitivo, del Xacobeo que tendrá continuidad en 2022 como consecuencia de la pandemia, pero el puente sigue sin ser objeto de atención por parte de quien corresponda. ¿Qué decir de la pasarela por la que accedían los ferroviarios al desaparecido depósito de locomotoras y talleres de Vallobín? Más de lo mismo. Aquí las barandillas son tubos protegidos por una malla metálica para que nadie se vaya abajo, pero es un lugar siniestro cuando oscurece y en pleno día también porque su salida a la calle Marcelino Suárez está enmarcada en frondosos bardiales que también recorren el talud que cierra la vía y coloniza los antiguos huertos que se extendían hasta la Fuente de la Plata. Una buena imagen de nuestro camino se lleva aquellos que ponen rumbo hacia tierras gallegas cuando transitan por estos predios, que debería sacarnos los colores cada vez que invocamos Asturias paraíso natural y cultural.

El puente de la Argañosa: peligro sobre las vías

Es hora de tomar cartas en el asunto y si el Adif no responde, el ayuntamiento tiene que precintar estos dos accesos para evitar que un día haya una desgracia. El administrador de infraestructuras ferroviarias será el responsable de la construcción de un nuevo puente, clausurar el antiguo acceso desde la calle Argañosa a la calle Marcelino Suárez por ser un entorno lúgubre e inseguro donde te puedes encontrar con ratas y culebras que tienen su ecosistema en los zarzales cercanos, amén de tropezar con algún individuo peligroso. El ayuntamiento si no hay un compromiso con fechas de actuación por parte de quien corresponda deberá prohibir el paso por estos accesos con los medios que disponga. Cruzar La Florida y el parque Camino de Santiago agrada la vista, ahora alcanzar este barrio ovetense desde La Argañosa produce todo lo contrario por el abandono, la inacción y el desinterés manifiesto. Un evidente contraste en menos de un kilómetro.

Si esta obra tan urgente como necesaria continúa durmiendo el sueño de los justos hay que obligar a los peregrinos a llegar al auténtico camino por una ruta alternativa porque la recuperación del paso tradicional ni está, ni se le espera, gracias a la falta de consideración con este itinerario, que evidencia una vez más el desconocimiento de nuestra historia, cultura, tradiciones, cuyas consecuencias son las que son.

Compartir el artículo

stats