Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Gutiérrez Claverol

Cuidadín con el Palacio de los Deportes

El subsuelo sobre el que está construido el pabellón es problemático

Se acaba de hacer público (LA NUEVA ESPAÑA, 7 de agosto) la remodelación del Palacio de los Deportes de Oviedo con vistas a duplicar casi su aforo, hasta alcanzar los 5.000 espectadores. El proyecto de los arquitectos Daniel Villanueva, Alfredo Antuña y Antonio Desmonts contempla rebajar la pista algo más de tres metros de la cota actual, además de desviar el colector de aguas residuales que discurre por el interior del recinto deportivo. Se calcula que el costo de tales operaciones alcanzará los 110 millones de euros.

Cuidadín con el Palacio de los Deportes

A propósito de este asunto pretendo –a modo de recomendación para no incurrir en errores pretéritos– exponer, de modo sucinto, las características geológicas de la zona implicada en la labor y constatar dos hechos que acontecieron en ella: construcción del Palacio de los Deportes (1975) y el colapso de edificios sucedido en Ventanielles (1998).

Los materiales que conforman el subsuelo de este entorno son, de arriba abajo: rellenos antrópicos con abundante materia orgánica, a la par de otros lagunares (limos arcillosos organógenos negruzcos), es decir, muy poco aptos para cimentar sobre ellos (tienen una gran deformabilidad e inestabilidad y poseen muy baja capacidad portante), cuyo origen puede proceder del propio colector y/o del extinto Matadero Municipal, que estuvo ubicado en las inmediaciones. Luego se encuentran depósitos fluviales incoherentes (arenas, gravas y arcillas) sedimentados por el arroyo de Santullano en su confluencia con los de Pumarín y San Pedro, ámbito donde parece ser existió una represa hasta comienzos del pasado siglo. Los anteriores materiales del Cuaternario descansan sobre rocas del Terciario, compuestas por arcillas y margas arcillosas y, de manera significativa, un grueso nivel de yeso masivo.

El conjunto litológico expuesto define este lugar como inseguro dadas sus precarias condiciones de cimentación, pues coexiste su baja calidad geotécnica con la persistente presencia de agua, encontrándose el nivel freático próximo a la superficie, como lo demuestra el caso de que gran parte del barrio de La Tenderina, antes de su urbanización, estaba anegado. Son abundantes los inmuebles que han requerido la utilización de pilotes y micropilotes como cimiento.

El Palacio de los Deportes supuso una obra dificultosa, dirigida por el insigne especialista en cubiertas Ildefonso Sánchez del Río, quien diseñó una original y osada cúpula sin pilares y morfología de caparazón de tortuga; la edificación principió en 1961 y hasta 1975 no fue inaugurado, con un aforo de 2.875 personas.

El asentamiento del edificio constituyó un caso geotécnico de singular interés. Una vez efectuada la campaña prospectiva se optó por una cimentación con pilotes inclinados. Al principio, éstos se realizaron con cemento Portland, pero los resultados negativos de las pruebas de carga sugirieron usar cementos especiales resistentes a las agresiones de la materia orgánica y de los yesos presentes en el sustrato; en concreto, se construyeron pilotes basados en la creación de un tapón de hormigón seco apisonado, adosado a un entubado hundido por golpeo de pilón hasta alcanzar el nivel de apoyo adecuado sobre roca competente, que posteriormente era rellenado con una armadura metálica y hormigón.

En agosto de 1998 sucedieron en el barrio de Ventanielles –inmediatamente al lado del predio que nos ocupa– importantes asientos del terreno (de hasta 60 centímetros) que ocasionaron graves daños en algunos habitáculos, obligando al desalojo de una manzana completa de 362 viviendas ante el riesgo de colapso y dadas las condiciones generales de inestabilidad. La causa del arrumbamiento fue la ejecución de un aparcamiento en la anexa plaza Pierre de Coubertin, excavado en materiales del Terciario hasta alcanzar el mencionado tramo de yesos que se encuentra afectado por corrosivos procesos cársticos, que lo disolvieron parcialmente, hasta crear una red laberíntica de cuevas, algunas de las cuales colapsó en la vertical de los asentamientos.

De manera juiciosa, las vicisitudes descritas aconsejan, para curarse en salud, la elaboración de un concienzudo estudio geotécnico del contorno antes de proceder al inicio de las obras de ampliación del Palacio de los Deportes. Como colofón, sirva de ejemplo un aserto extraído de la "Metafísica" de Aristóteles: "La acumulación de la experiencia es lo que hace ser avezados a los hombres", magister dixit.

Compartir el artículo

stats