Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Masip

Con vistas al Naranco

Antonio Masip

La torrecita

Sobre el proyecto para la fábrica de armas de La Vega

"La pasión de simbolizar la supremacía alzando la torre más alta es tan vieja como la Babel. Entre el skyline de San Gimignano y el de Nueva York hay un gran parecido, pues ambos reflejan esa pasión para ser más que nadie, da igual que en la primera fueran familias como la Salvucci y en la segunda otras como la Rockefeller. El virus de la enfermedad sigue suelto…"

Pedro de Silva, "La torre"

Ha tiempo sustituyeron Mercado por Torre/Jirafa, ejemplar para Asturias, decían. Orbayaba el mediodía gris en que desplegaron banderas y ramajes cimeros, Sus promotores, contentos por coronar, no sabían qué hacer con ese monstruo que les devoraba, léase descapitalizaba. Impuestos, Hotel y Correos, el resto de la demanda quedó ausente. A los primeros gestores siguió el mismo fracaso. Mi padre se desvivió desde la Alcaldía por estoquear al dinosaurio que seguía allí. Al conseguirse (?) por 35 millones de pesetas, la Corporación regaló a su Alcalde un cuadro con rúbricas edilicias: Riera, Pedrosa, Rey, Faustino Díaz, Canteli "El Bueno"… Gijón, disputa de campanario, quiso un torre emuladora más alta. En la Caja, la Jirafa fue nuevo desastre financiero.

Silva acierta: "(…) la Torre Pelli, en Sevilla, es un desastre que, a pesar de la distancia, minimiza la torre de su catedral (La Giralda). Sin embargo, el ego personal y colectivo no para (y sensibilidad hay poca)…"

Masaveu pretendió una torre para Concha Heres que detuvo la movilización social, clarificador dibujo a escala de Rañada y ¡hasta La Nueva España de yugo y flechas! Entre los que se pronunciaron, el jovencísimo gran pintor Luis Vigil.

Cosmen/Lago casi logran trillizas, ¡ingenioso Rivi!, espantajo para intento de unir adjudicación y construcción sin concurso.

Se justifica ahora la especulación por fealdad y ruina como El Vasco y Fontán ¡sin rehabilitación! La Unesco se volverá contra la minimización catedralicia de la Nueva Torre de Asturias, auspiciada por Presidente/ Vicepresidente y desviado ovetensismo. El despropósito es tal que no elevarán a Pleno o, quizá, irreversible ni les importe con esos avales destrozar la ciudad, tras ¡el siniestro precedente del proyecto Ronda!

Gijón eludió papanatismo: mientras hacíamos universitario El Milán, colocaba fabuloso chillida, ¡¡sin torrecita!!

Compartir el artículo

stats