Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

David Orihuela

El mojito

David Orihuela

Vaquerizo y Alaska

Alaska sabía que no podría interpretar entero su repertorio en el concierto de La Ería antes de subirse al escenario. Lo sabía porque se lo habían dicho. Aun así, se hizo la sorprendida cuando tras pasarse 22 minutos del horario previsto le dijeron que tenía que dejar de cantar, que les iban a cortar el sonido porque no quedaba tiempo. Tal vez debería haber explicado que su marido, Mario Vaquerizo, era el culpable del retraso, que él había despreciado no solo a la organización empezando su performance, porque a eso no se le puede llamar concierto, con 42 minutos de retraso sin ninguna justificación, sino también al resto de artistas. A Vaquerizo le dio igual que le avisasen de que iba tarde. No le importó que "La Casa Azul" y "Fangoria" tuviesen que esperar a que decidiese subirse o bajarse del escenario cuando le vino en gana, y eso que son familia y amigos.

Compartir el artículo

stats