Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eva Vallines

Crítica / teatro

Eva Vallines

In vino veritas

El acierto de esta amable comedia otoñal, que ya fue llevada al cine por Alexander Payne, es la comparación entre el mundo del vino y las relaciones personales y en última instancia la postura ante la vida que tomamos. Los protagonistas son dos amigos de la infancia que emprenden un viaje a las bodegas de La Rioja como despedida de soltero de uno de ellos. Ambos representan personalidades opuestas. Miguel es un escritor fracasado, recién divorciado, pesimista y enmadrado, que entiende y disfruta de la literatura y el vino, pero no de la vida y Andrés es un productor de televisión, vividor, inconsciente, inculto y egoísta, que solo entiende de aprovechar al máximo cada momento y que está a punto de casarse.

En su última cana al aire entre viñedos riojanos se encontrarán con Amaia y Terra, dos encantadoras sumilleres que harán tambalearse sus cimientos. En una sucesión vertiginosa (quizá en exceso) de microescenas, Juanjo Artero, muy gracioso como el irreflexivo Andrés y Patxi Freytez, encantador como el atormentado antihéroe Miguel, irán descubriendo un nuevo mundo que se abre ante sus ojos entre caldos, maridajes y variedades de uvas. Pero la verdad que aflora según avanza el consumo del vino, hace que todo estalle por los aires, incluida la nariz de Juanjo. Elvira Cuadrupani y Chusa Barbero están muy bien como estas mujeres emprendedoras y seguras de sí mismas que ponen en su sitio al patán de Andrés y actuarán también como narradoras entre escenas lanzando desde el proscenio reflexiones sobre los vinos y la vida.

La escenografía es un impresionante muro cubierto de hojas de parra cobrizas que se abre para crear diferentes espacios. Garbi Losada imprime ritmo y subraya los momentos cómicos, aunque predomina un dulce y melancólico tono reflexivo muy parisién. Buen cierre para la programación teatral de San Mateo.

Compartir el artículo

stats