Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Álvaro Faes

al final de la semana

Álvaro Faes

Obras al calor electoral

El tramo final del mandato, propicio para las inversiones en la ciudad

La primera primera piedra de Canteli como Alcalde será la del nuevo Palacio de Deportes. Con el final del mandato lanzado y las elecciones en el horizonte, el objetivo es lanzar una de sus obras estrella antes del paso por las urnas. El cálculo de 20 millones para los trabajos hace de la reforma del pabellón la mayor inversión municipal desde los 48 millones del Carlos Tartiere, estrenado a principios de siglo. Para la segunda primera piedra (de Canteli o de quien gobierne entonces) habrá que esperar algo más: la nueva rotonda de la Cruz Roja, la pasarela sobre la “Y” para coser Guillén Lafuerza; la pista de atletismo del Naranco o la plaza de toros están entre los candidatos. Pero será para más allá de la experiencia electoral, ya con otro equipo de gobierno.

Obras al calor electoral

Con el concurso del Palacio en marcha, Canteli cumpliría sus deberes. Lograría lanzar un proyecto largamente demandado, un primer hito para la consecución de una instalación de primer nivel. Con el paso del tiempo, Oviedo se ha quedado sin pabellones de referencia. No hay dónde organizar competiciones de alto nivel bajo techo, ni siquiera el equipo de baloncesto de la ciudad tendría un lugar adecuado si, una temporada de estas, ojalá, los años de trabajo cristalizan en un ascenso a la máxima categoría.

Si no aparecen grande inconvenientes, el Palacio de Deportes podría estar listo a lo largo de 2024. Y entonces ya haría honor a su nombre. Inaugurado en 1975, está anclado en el tiempo. Los parches y arreglos puntuales no le han permitido avanzar al mismo ritmo que el calendario y, poco a poco, fue perdiendo poderío para acabar limitado a un polideportivo que da servicio a su barrio. Solo su anillo de atletismo, el único cubierto de Asturias, le mantuvo vivo.

La nueva obra se lleva por delante esta pista. Deberán ser pacientes los atletas porque otra prioridad municipal es la pista cubierta prevista en la falda del Naranco, en la parcela donde un día se quiso levantar un spa que quedó en nada. Si Canteli continúa al frente de la ciudad, podría ser su segunda primera piedra, vinculada también al deporte.

Las elecciones que todo lo crispan se acercan. Ya se nota en el ambiente. Prebélico. El Rector de la Universidad no se presenta, pero ayer detectó electoralismo en la Noche Blanca y lo cortó de raíz. Impidió a Canteli cumplir con una visita prevista a la Escuela de Minas, convertida en bandera del alcalde estos últimos meses.

Aunque en un comunicado la Universidad habló de asuntos energéticos, de que no querían gastar luz en la Noche Blanca y de que tampoco les habían pedido permiso para visitas, una vez sobre el terreno, Ignacio Villaverde, el rector, se dejó de rodeos. Dijo que no quiere que le politicen la Universidad, y que eso era lo que iba hacer Canteli allí.

También en la Noche Blanca los socialistas abrieron su sede en Oviedo. Y hubo colas para entrar. Ellos miran hacia las elecciones, con sus primarias lanzadas para elegir candidato. Votan el próximo domingo para elegir quién sale al combate de mayo. Ya hay aroma electoral en la ciudad.

Compartir el artículo

stats