Opinión | Crítica / Música

Ha nacido una estrella

El tenor chileno Jonathan Tetelman pone en pie al Campoamor en una brillante gala lírica

La del pasado sábado fue una velada musical de esas que entusiasman a los melómanos ovetenses. A la experiencia y trayectoria de la soprano María José Moreno se unió un tenor menos conocido como Jonathan Tetelman que, sin duda, pronto dará mucho que hablar en los escenarios internacionales de mayor prestigio. Cualquier conocedor de los gustos imperantes entre el público de la capital del Principado sabe el placer que suscita –en una ciudad donde se profesa absoluta devoción por la lírica– paladear unas de las voces que, en tan sólo unos meses, saltará al estrellato. De ahí el gran aspecto que presentaba el Campoamor.

El recital se estructuró en dos partes bien diferenciadas de zarzuela y ópera, un hecho que no podemos compartir. Si bien comprendemos la dificultad que entraña la contratación de grandes figuras para un repertorio exclusivo de zarzuela, también consideramos suficientemente amplia y flexible la denominación de "Teatro Lírico Español" que abandera el Festival ovetense como para encontrar cinco piezas y un par de dúos que los solistas puedan ejecutar en un programa de marcada impronta nacional, exento de ópera italiana y francesa. Ni siquiera, como guiño o deferencia a un Festival de estas características -el segundo más longevo e importante de España- hubo propinas de zarzuela. Un aspecto a cuidar en futuras ediciones.

Siempre es un lujo escuchar a Moreno. Su vocalidad de lírico-ligera le permite alcanzar unos agudos afilados sin descuidar unos graves naturales en el registro de pecho, como se pudo apreciar en la romanza "En un país de fábula". La soprano lució toda su delicadeza en "Me llaman la primorosa", solventando las coloraturas de forma magistral y culminando una cadenza exquisita técnicamente. En la segunda parte, la artista andaluza demostraría toda su sensibilidad y elegancia en "Je veux vivre", añadiendo siempre algún sutil ornamento a su línea de canto para conferir mayor atractivo a su interpretación. Finalizaría, en solitario, por medio de "Una voce poco fa": pura pirotecnia vocal que Moreno ejecutó de manera espléndida.

En cuanto a Tetelman, se presentaría mediante la famosa canción "Granada", de Agustín Lara. El chileno posee un timbre muy interesante. Aún conserva el oscurecido poso de sus inicios como barítono al que debemos añadir unos agudos brillantes y robustos. Además, su exuberante fiato le posibilita manejar el fraseo de forma estilizada (ejemplo de ello fue su "La fleur que tu m’avais jetée") y modular, a conveniencia, el volumen. No obstante, se permite algunas licencias y amaneramientos vocales que debería limar (fundamentalmente en el repertorio zarzuelístico) y, consignamos, igualmente, margen de mejora en la dicción castellana. Visiblemente más cómodo en las arias operísticas, su registro medio descubriría un tímido vibrato que aporta una calidez excepcional a su timbre, perceptible en "Quando le sere al placido". Cerraría el programa mediante un luminoso y pujante "E lucevan le stelle", con unos esmaltados agudos ciertamente incontestables.

La orquesta Oviedo Filarmonía rindió, igualmente, a buen nivel. No convencieron demasiado los preludios de "La revoltosa" y "El bateo" que, demasiado apresurados, provocarían algún desajuste en la pieza de Chapí. Sin embargo, su interpretación del preludio del tercer acto de “La Traviata” fue excelente, con una cuerda sedosa, una articulación precisa y un sonido sugerente y compacto. Lucas Macías se encargó de comandar a una orquesta muy maleable, plegada por completo a los solistas: respirando con ellos, cayendo juntos en cada compás y regulando acertadamente los balances sonoros para no exigir más de la cuenta a los protagonistas.

Las propinas desatarían la locura en el Campoamor. Al "Quando me’n vo" de Moreno seguiría un espectacular "Nessun dorma" de Tetelman. El tenor estuvo pletórico y puso en pie, incluso antes de finalizar el aria, al público del Campoamor que, desde el pasado sábado, seguirá de cerca la carrera de esta nueva estrella lírica.

Suscríbete para seguir leyendo