Opinión

¿Cómo suena el Arpa de Ventanielles?

La nueva estructura que da la bienvenida desde al autopista

En 1943, César Guillén Lafuerza, Gobernador Civil de Asturias, hizo posible la construcción de noventa y nueve viviendas, de la Obra Sindical del Hogar, en la loma meridional de Ventanielles, cerca de La Cadellada. Ventanielles ya aparece en escritos del siglo XIII, y tanto puede referirse a ventorrillos como a "Tierra de vientos", del latín "Ventum". En 1976, la autopista "Y" dividió esa colonia de Guillén Lafuerza, quedando al norte las calles Rosales y Gardenias, y al sur Jacintos, Begonias y Geranios, unidas por un viaducto que sustituyó al viejo Camino de Rubín.

Pues bien, el Arpa de Ventanielles, una obra pía, como cualquier puente, que salva las aguas desaparecidas del río Santullano, por donde movió un molino, vuelve a unir muy guapamente a vecinos y flores, por obra y gracia del ingeniero Javier Manterola Armisén, fallecido el mes pasado; este navarro proyectó también el puente atirantado sobre el embalse de Barrios de Luna, que Obras Públicas bautizó como "Carlos Fernández Casado", en honor al ingeniero riojano.

Existen muchas "arpas" por el mundo; el propio Manterola diseñó el puente Príncipe de Viana, sobre el río Segre, en Lérida; y fue Santiago Calatrava uno de los más prolíficos luthier: el Assut de l’Or, sobre el Turia, en su Valencia; el del Alamillo, sobre el Guadalquivir, en Sevilla; el Samuel Beckett, sobre el Liffey, en Dublín (el arpa figura en la bandera irlandesa), el de la Mujer, en la dársena de Puerto Madero, sobre el río de la Plata, en Buenos Aires; el del canal Hoofdvaart, en los Países Bajos...

Cada arpa suena diferente; más grave las grandes, más aguda la de Oviedo, recientemente afinada, desde el cable más largo, la nota Do, el segundo cable, que es Si, el tercero La, y el resto, Sol, Fa, Mi, Re, hasta llegar al tirante más corto, el Do, una octava más allá. Naturalmente, no hay dedos tan grandes para hacer sonar estas arpas gigantescas, en realidad arpas eolias, instrumentos para las manos del dios Eolo. Y dado que se trata de Tierra de vientos, debemos aguardar al gallego, al nordeste, al aquilón o al ábrego para saber si nuestro puente de Ventanielles suena bien.

Suscríbete para seguir leyendo