07 de febrero de 2018
07.02.2018
TERCER GRUPO | Excelente

La poesía, la música, lo sublime

07.02.2018 | 10:04

Este era un día normal, una hora normal, una situación normal, pero algo no hace suponer que todo es normal. No todo no es normal, hay cosas un tanto peculiares en la vida de la gente. Los más miedosos miran antes de dormir un par de veces a ver si la puerta de casa está abierta; los más despreocupados dejan luces encendidas toda la noche; otros están diez minutos intentando quitar toda la calderilla del monedero; hay que entrar al supermercado a por una cosa y se alejó con la cesta llena... Digamos que cada persona tiene sus " cosillas".

Si todos fuéramos iguales, no habría distinción en las competiciones, toda la gente pensaría lo mismo, podríamos ser reemplazados por robots y nadie se daría cuenta€ La gente comería lo mismo, irían a ver siempre los mismos partidos de fútbol, siempre a comprar a los mismos supermercados, llevaríamos siempre la misma ropa puesta € Los podrían fabricar en serie.

Tenemos suerte de ser diferentes; dependiendo de las épocas, tienes un teléfono táctil de última generación o sólo usas el fijo de casa, escuchas música rock o música tecno, te gusta la poesía de Becquer o la de Paco Abril € Dependiendo de la edad, te gusta más hacer deporte con tus amigos, salir en bicicleta los fines de semana o ver la tele toda la noche.

Lo tenemos todo definido, ya que si naciera en la India, o en China, probablemente hubieras tenido ideas distintas y metas diferentes, trabajos opuestos€ También podría cambiar la manera de ser si en el colegio hay buenos estudiantes, hay gente que está siempre dando la lata o te" tiene manía" un Profesor.

Los científicos dicen que ya está todo determinado genéticamente, que tus antepasados heredaron ideas de sus padres y ahora las vas a heredar tu, enfermedades pasadas, manías, cualidades€ Alguna gente dice que "somos lo que comemos", pero esa teoría aún no está demostrada.

En realidad, todos somos en algún sentido "mágicos", a algunos se les dará bien escribir cuentos históricos, a otros se les daría bien resolver misterios, a otros se les dará bien tocar algún instrumento. Todos somos buenos en algo, no tiene razón el que dice "no se me da bien nada, no sirvo para nada", se equivoca. A veces, nos cuesta descubrir en qué somos "sublimes", otras veces, lo encontramos y pensamos " ¿para qué sirve?"

Iremos encontrando la respuesta a esas preguntas y a más que se nos planteen en la vida conforme vayamos descubriendo nuevas experiencias. Cada persona, más tarde o más temprano, va a descubrir su "yo" interior, aprenderá qué es lo que "le va", puede ser un buen poeta, un buen artista, un programador excelente.

Tienes que buscar algo bueno que sepas hacer y ponerlo en práctica, que no quede en el olvido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook