21 de abril de 2017
21.04.2017

Clínica Blanco Moreno: Salud cardiovascular y periodontitis

21.04.2017 | 20:56
Clínica Blanco Moreno: Salud cardiovascular y periodontitis

Las enfermedades cardiovasculares son aquellas que afectan al corazón y a los vasos sanguíneos. Entre estas dolencias se encuentran patologías tan comunes como el infarto, la angina de pecho y los accidentes cardiovasculares (también llamados ictus). Entre todas representan la principal causa de muerte en España y en el mundo. Existen muchos factores de riesgo que no dependen de uno, pero hay otros que sí, y por ello su control ayuda a minimizar la posibilidad de padecerlas. Entre los más importantes están llevar una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico moderado.

Múltiples estudios relacionan la salud bucal con la salud cardiovascular. Las Asociaciones Europea y Americana del Corazón reconocen la periodontitis como un factor de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares. Esta relación de la periodontitis con las enfermedades cardiovasculares tiene lugar a través de dos mecanismos:

1. Inflamación sistémica. Los niveles alterados de marcadores de la inflamación facilitan la formación de placas de ateroma. Las placas de ateroma son acúmulos de colesterol en las paredes de las arterias. Cuando estas se desprenden circulan por el torrente circulatorio pudiendo obstruir un vaso sanguíneo. Si la arteria obstruida está en el corazón, se produce un infarto de miocardio, y si está en el cerebro da lugar a un ictus.
2. Bacteriemias. La presencia de un mayor número de bacterias en la boca y la rotura de la barrera epitelial a través de la bolsa periodontal ocasiona que las bacterias pasen al torrente sanguíneo, pudiendo instalarse en otras partes del cuerpo. Todos los indicadores que muestran esta relación entre enfermedades cardiovasculares y periodontitis, parecen mejorar tras la realización de un tratamiento periodontal. Para mantener la salud periodontal conseguida tras el tratamiento es fundamental realizar un adecuado mantenimiento periodontal y una correcta higiene bucal.

La piorrea también tiene estrecha relación con la diabetes y si no se controlan de manera conjunta pueden llegar a ser contraproducentes para la salud. En España, sólo el 14.8% de los adultos entre 35 y 44 años tiene las encías sanas: el 59.8% tendría gingivitis y el 25,4% periodontitis. Respecto a la diabetes, se calcula que el 13.8% de la población mayor de 18 años la tiene de Tipo 2 y hay un 6% de población que la tiene pero aún no ha sido diagnosticada.

Con estas cifras,expertos en diabetes y odontólogos consideran básico informar a sus pacientes con diabetes sobre el riesgo aumentado de sufrir una enfermedad periodontal, de las dificultades del control glucémico si se tienen problemas en las encías y de que tendrán un mayor riesgo de sufrir otras complicaciones si no toman medidas preventivas y de control.

Es importante recordar que la periodontitis generalmente no produce ningún dolor ni molestia al paciente. El único signo precoz es la presencia de sangrado de las encías, aunque sea de forma ocasional. Los pacientes fumadores deben tener en cuenta que el sangrado gingival se ve disminuido por la acción del tabaco. Por todo ello, tener una boca sana ayuda a mantener el corazón y los vasos sanguíneos más sanos y a prevenir posibles complicaciones. La política de tratamientos gratuitos o a costes muy bajos no beneficia en absoluto al paciente.Lo más recomendable es acudir a un profesional que apueste por la prevención, ya que revierte en la salud de los pacientes. Aunque en un principio el coste económico pueda parecer mayor, se ahorra a largo plazo.

La artritis reumatoide y la periodontitis caminan juntas

Fruto de las investigaciones entre la enfermedad periodontal y algunas otras de tipo sistémico, estudios recientes muestran una asociación directa entre la periodontitis, más conocida como piorrea, y la artritis reumatoide.

Dichos estudios revelan que la presencia de artritis reumatoide eleva el riesgo de padecer periodontitis y, de hecho, la prevalencia de enfermedad periodontal es mayor en pacientes con artritis.

También se ha observado que existe una relación directa entre la gravedad de la enfermedad periodontal y la severidad de la artritis. Ambas cursan con un exceso de inflamación local, con pérdida ósea y tienen fases de agudización y de remisión. Este proceso patológico similar parece no ser fruto de la casualidad, sino que se especula con que compartan mecanismos capaces de generar patología. De hecho, se ha demostrado que algunas estrategias terapéuticas pueden beneficiar a ambas patologías. Por todo ello, una buena salud periodontal es especialmente aconsejable en todos aquellos pacientes que padecen artritis reumatoide. Una correcta higiene bucal y acudir a revisiones periódicas con un profesional preparado serán de gran ayuda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook