24 de noviembre de 2019
24.11.2019

Belleza real y honesta

Cómo escoger un centro de estética y acertar

24.11.2019 | 14:45
Belleza real y honesta

Una de las preguntas que más me hacen las personas que me conocen a través de las redes sociales es cómo escoger un centro de estética, y lo primero, es saber lo que uno está buscando. No es lo mismo un masaje y relajarse, que eliminar el vello del rostro, o querer acudir un día a un centro lujoso para darse un capricho y sentirse como una famosa. El objetivo marca la decisión.

Llevo casi 20 años trabajando en un Centro que este año celebra su 45.º aniversario. En sus inicios no había internet y el "boca a boca" era complicado porque no todas estaban dispuestas a revelar sus secretos de belleza. Además, eran servicios considerados de lujo, y muchas lo mantenían en secreto. Nada que ver con la situación que vivimos en la actualidad y, aun así, en estos años he podido observar dónde están los fallos a la hora de tomar esta decisión sobre dónde acudir.

Errores más frecuentes. Uno de ellos es juzgar la profesionalidad por las marcas con las que el sitio trabaje. Quizá esto hace años significaba algo, pero lamentablemente no suele ser así a día de hoy. No todas las marcas cosméticas tienen en cuenta dónde posicionan sus productos, y otras veces los criterios pueden ser cosas que nada tienen que ver con ser o no un profesional cualificado, como pueden ser la localización del establecimiento o sus instalaciones.

Lo mismo ocurre con los equipos. Poseer un equipo o una tecnología reconocida en el sector quizá posicione el centro, pero tampoco garantiza la profesionalidad del mismo, ya que frecuentemente es algo que solo suele emplearse como reclamo.

En cuanto a la fama, hay centros tremendamente populares, con estrategias comerciales y de negocio muy fuertes, pero me temo que tampoco esto es garantía de eficacia. Tengo compañeras por todo el país, con centros más modestos, que son profesionales como la copa de un pino.

Entonces, ¿en qué debemos fijarnos?. Muy sencillo: en la persona o personas que hay detrás porque el equipo humano es fundamental. Y en las referencias por personas cercanas o de confianza. Sin olvidar la trayectoria en el sector, porque en esto la experiencia es un grado. A partir de ahí, consultar sin compromiso, valorar si es lo que uno está buscando y, en caso de estar conforme, no queda otra que probar. Si uno queda satisfecho, significa que ha acertado.

En mi caso particular, puedo contar los secretos que hay detrás de un centro de éxito y consolidado: mucho trabajo, pasión, formación continua y ser fieles a nuestra filosofía.

La formación es clave. Una manera es a través de los proveedores, que conocedores de esta necesidad nos ofrecen reciclajes y seminarios. Otra son las formaciones de especialización como cosmetología, técnicas de masaje, drenaje linfático, aparatología aplicada a la estética... Y algo que no siempre se tiene en cuenta y que debería ser obligatorio para todos los que trabajamos cara al público y con un equipo: cuidarse a nivel interno, estar fuerte emocionalmente, para dar lo mejor de uno mismo.

Apuesto por la belleza entendida de forma diferente, la que huye de la parte frívola. Belleza real, honesta, en la que las personas disfruten de cuidarse, quieran mejorar, pero sin ser una lucha. Una belleza que nos haga sentirnos bien con nosotros mismos.

El público cada día es más exigente, y me alegro, porque en estética, como en otras profesiones, no todo vale. Y el trabajo bien hecho tiene su recompensa. Un dato como que el 90% de las empresas no llegan a los diez años da que pensar, que no es fácil. Por eso estoy tan orgullosa de mi familia, de los sólidos cimientos que crearon, de su va-lentía al dar siempre un paso más y de todo lo que han conseguido. Les doy las gracias por exigirme tanto y por enseñármelo todo. Y también orgullosa de mí misma, por mantener la esencia, la tradición, continuar innovando, y aportar un valor añadido como centro de medicina estética, se tenía que notar mi toque sanitario. Y orgullosa por haber formado un equipo maravilloso, porque creo firmemente en la especialización, y siento la sinceridad, pero nadie sabe hacer bien todo. Por eso doy cada día las gracias, por tener clientes felices con los que celebrar estos 45 años. Atentos a las redes sociales, desde hoy habrá sorpresas.

Más información en estelabelleza.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook