08 de mayo de 2018
08.05.2018

Alberto González pasea tranquilo por Oviedo tras seis años huido

El expresidente azul, con los delitos fiscales ya prescritos, de vermú en pleno centro de la ciudad

08.05.2018 | 08:46
Alberto González, ayer, en la calle Campoamor de Oviedo.

El expresidente y exmáximo accionista del Real Oviedo, Alberto González, vuelve a pasear tranquilamente por las calles de Oviedo después de seis años huido de la Justicia. Sus delitos contra la Hacienda Pública, por los que huyó a Panamá y México, prescribieron el 31 de marzo del año pasado y el empresario no tiene reparos en dejarse ver por la ciudad. LA NUEVA ESPAÑA lo localizó ayer al mediodía en pleno centro de Oviedo, como muestra la imagen que ilustra esta información. Buen color, camisa a rayas azules y chaleco marrón, tomaba el vermú en un conocido local de la calle Marqués de Pidal. De ahí, a otro bar en la calle Campoamor. Requerido por este periódico, se negó en rotundo a hacer ninguna declaración respecto a su situación personal. Y se negó visiblemente enfadado, tratando de evitar, él y sus acompañantes, las fotografías.

El exmandatario azul fue condenado en el 2011 a dos años de cárcel y una multa de casi dos millones de euros por dos delitos fiscales relativos a las operaciones realizadas en 2004 por Asturterra, empresa en la que el expresidente azul figuraba como administrador único. La última vez que hay constancia de su presencia en Oviedo fue en marzo de 2012, cuando acudió al juzgado de lo penal número 3 de Oviedo veinte minutos antes de que el plazo de comparecencia que le había puesto el juez finalizase. Meses después abandonó España, cuando ese mismo juzgado decretó una orden internacional de busca y captura tras varios incumplimientos de pago del empresario de los casi 900.000 euros que debía abonar para evitar el ingreso en prisión. El juzgado le había dado diversas facilidades de pago a González, pero el empresario ni siquiera llegó a satisfacer ninguno de los 60 pagos de 15.000 euros que le impusieron.

González fue el máximo mandatario del Oviedo en una de las etapas más nefastas de la historia del club y huyó de España en el momento más crítico para la institución, que en ese momento estaba al borde de la desaparición. Huyó a Latinoamérica con el club en la ruina. El año pasado LA NUEVA ESPAÑA localizó a González tomando algo en una terraza de Ciudad de México.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook