Cuando la Real Sociedad despidió con honores a Carlos Martínez, 11 años en el primer equipo, el presidente donostiarra, Jokin Aperribay, fue directo en su descripción: "Eres el corazón de la Real". De Carlos Martínez, se valora en San Sebastián su contribución en el campo tanto como su aportación fuera. Como lateral, el nuevo jugador del Oviedo, mostró su mejor versión compartiendo banda con Xabi Prieto, que ya ha pasado a categoría de clásico con su retirada. Precisamente, el elegante extremo de la Real da la bienvenida a Carlos Martínez a su nuevo destino. "A su lado siempre he estado cómodo porque sabía que tenía que tenía las espaldas perfectamente cubiertas", comenta Xabi Prieto a LA NUEVA ESPAÑA. Su socio en la derecha, su amigo, quiere reproducir en el Tartiere la parcela que tenía en Anoeta.

Porque Carlos Martínez es el lateral elegido por el Oviedo para hacer crecer la derecha. Llega al club para competir por un puesto con Johannesson, del que le diferencian muchos aspectos. Esa variedad está llamada a darle alternativas a Anquela. El navarro, de 32 años, llegó el jueves a Oviedo, como informó en su edición de ayer LA NUEVA ESPAÑA, para pasar el reconocimiento médico a la mañana siguiente y firmar su compromiso con los azules. Su contrato le liga al club azul para la próxima temporada, con la opción de otra más en función de alcanzar ciertos objetivos.

El "corazón" de la Real pasa a ser ahora uno de los "pulmones" del Oviedo. "Es un lateral muy completo, destacaría de él muchas cosas. Es un gran defensa, con planta, impecable en la marca. Es muy complicado llevarle porque es muy bueno en el corte. Es incansable: logra hacer muchos metros a la más alta intensidad", describe Xabi Prieto, que subraya sus años en la élite: "Tiene experiencia en el más alto nivel, incluso en la Liga de Campeones. Un año fue elegido en el once idea de La Liga por la UEFA (temporada 2012/13). Cuando ha tenido continuidad, le ha dado mucho a la Real". El donostiarra sigue por el mismo camino cuando se le preguntan por las virtudes de su excompañero fuera del campo. "Al principio puede parecer un chico algo introvertido, pero pronto se suelta y ves que es bromista, que hace vestuario, muy alegre. Una persona ideal para un vestuario, de los que hacen falta en cualquier equipo. Y un currante", asegura. Y cierra su descripción: "Es de las mejores personas que he conocido en el mundo del fútbol".

Las flores entre los dos jugadores de la cantera de la Real habían empezado en la intervención de Carlos Martínez ante los medios. Al analizar su salida del club donostiarra, el lateral aseguró que había sido un "honor" despedirse junto a Prieto, "un ejemplo, un capitán". En sus primeras palabras como futbolista azul, el navarro explicó las razones de su decisión. "Cuando la Real me comentó que no seguía fue duro, había pasado 18 años allí, pero se abría una nueva etapa para mí. Tenía ganas de algo nuevo, de salir, y desde que mi representante me mencionó el interés del Oviedo lo tuve claro. Tenía que mirar por otras cosas que no fueran solo el dinero", expuso el zaguero. "Me han hablado muy bien del club y de la ciudad, y me hace ilusión jugar aquí", añadió.

Preguntado por sus condiciones en el terreno de juego, el defensa aseveró que su estilo había "cambiado" con el paso de los años. "La experiencia te hace cambiar. Antes jugaba con mucho ímpetu, con estilo de choque, de pelea. Fútbol del de antes. Me he ido amoldando y he tenido diferentes entrenadores que te hacen ir cambiando. Pero toda mi carrera se basa en pelear y pelear", comentó.

Con una larga trayectoria en Primera División, 8 años con la Real, la pérdida de protagonismo en los planes de la Real le han hecho buscar otro destino. La campaña más difícil en lo personal fue la pasada. Durante la 2017/18, Carlos Martínez solo jugó 3 minutos en Liga y 90 en Copa con la Real. Por eso lo de ahora es una vuelta a empezar. "Vengo de un año complicado, pero confío en mí y estando bien puedo dar mucho. Quiero volver a disfrutar", resumió el lateral. Xabi Prieto refrenda la tesis: "Si no tiene problemas con las lesiones, es un gran futbolista, como ha demostrado siempre que se le ha necesitado en la Real. Y sé que su última lesión ya está olvidada. Me alegro por él porque llega a un equipo histórico, con un gran equipo y afición".