26 de marzo de 2019
26.03.2019

Indignación entre las peñas del Oviedo

"Además de los cacheos excesivos, había solo dos urinarios para una zona de 600 personas", denuncia la APARO - El club azul, que tiene pensado transmitir su malestar a la Liga, se sumará hoy a las críticas por el trato a sus aficionados

26.03.2019 | 01:10

Cacheos excesivos, incumplimientos en el dispositivo, incomodidades en el acceso a los baños, la imposibilidad de hidratarse? Los seguidores del Oviedo denuncian deficiencias en su desplazamiento a Gijón en un derbi que trae cola. "El trato fue indigno", resume Javier Pérez, presidente de la Asociación de Peñas Azules del Real Oviedo (APARO), testigo directo de los incidentes. El club ya se ha puesto en contacto con la asociación para conocer los detalles de lo sucedido y hoy tiene previsto pronunciarse al respecto tras poner los hechos en conocimiento de La Liga.

La odisea de los aficionados empezó a las 16.15, la hora a la que estaban citados en el aparcamiento exterior del Tartiere. Dos policías por cada vehículo se encargaban de pedir los DNI y comprobar que no faltara nadie. Ahí se produce el primer control y algunas bebidas son requisadas. La flota arranca antes de lo previsto y 5 seguidores no llegan a tiempo de embarcarse en el bus: tienen que viajar en taxi y ser integrados a la llegada al estadio. Paralelamente, se producen identificaciones a la salida del equipo del hotel donde estaba concentrado por portar bufandas con el lema "Puta Gijón". Eran de seguidores que no acudirían después al encuentro.

La flota arranca antes de lo previsto y, una vez en el parking de El Molinón, llega la odisea para entrar: 45 minutos de espera en algunos casos. Para el acceso al recinto, entra en escena la seguridad privada del Sporting, que actúa con dos intensidades: a los integrantes de los buses con ultras, se les hace un cacheo completo. Al resto, un control más liviano. Se produce un error con el bus número 5, que no es de Symmachiarii pero al que se le somete a un control exhaustivo.

En esos momentos se producen las escenas denunciadas por los seguidores. "Los cacheos a la entrada a El Molinón fueron excesivos. Requisaron material de Symmachiarii, pero también bufandas que ponían 'Oviedo, capital' o camisetas con otros lemas, como 'Oviedistas 1926'. Tres chicas tuvieron que quitarse la camiseta y quedar en sujetador", asegura Javier Pérez. Superado el control más incomodidades: los aficionados entran por dos puertas, la 6 y la 6 bis. Los primeros acceden a la zona central y superior. "Esos seguidores no tenían un bar para poder comprar agua. Y los aseos se limitaban a dos urinarios en el baño de señoras para unas 600 personas", indica el presidente de la APARO. La diferencia con el año pasado, cuentan los seguidores, es que en el duelo de 2017 los aficionados azules compartían baño y bar con los aficionados locales. Pero esta vez, el acceso estaba restringido.

Tras las denuncias en redes sociales, el club se puso en contacto ayer con la APARO. "Me llamaron para que les informara de lo que había sucedido con detalle y me dijeron que le pedirán explicaciones al Sporting. Defienden que el Oviedo sí trató de forma digna a sus seguidores en el partido del Tartiere y que tenían acceso amplio a baños y a la cafetería", expone el presidente de las peñas.

El Oviedo ha guardado silencio sobre lo sucedido, al margen de las palabras de Champagne al término del encuentro y de Mossa ayer, erigidos en portavoces improvisados. Hasta la noche de ayer con un comunicado posicionándose del lado de sus seguidores. El club aclarará su postura (hay un acto oficial a las 11.30 horas e intervendrá algún miembro de la directiva) de palabra para mostrar su rechazo a las condiciones en las que se hizo viajar a sus seguidores. En los planes del Oviedo está el de poner los hechos en conocimiento de La Liga, al entender que no se ha cumplido con lo acordado previamente. La APARO también emitirá un comunicado exponiendo sus denuncias una vez que se manifieste el club.

El tercer elemento con protagonismo es la Delegación del Gobierno, encargado de organizar el dispositivo. Ningún representante del órgano se ha manifestado pero, en contacto con este periódico, se entiende que todo salió según lo pactado y se defiende que no hay constancia de ninguna denuncia. Fuentes de la Delegación de Gobierno matizan, no obstante, que lo que haga la seguridad privada de los clubes una vez llegados los aficionados al estadio no entra dentro de sus competencias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook