DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin gol no hay play-off

Los azules, por debajo de su media goleadora en las 31 campañas en Segunda - La sequía anotadora del Oviedo, el que menos marca entre los nueve primeros, condiciona la promoción

Sin gol no hay play-off

Sin gol no hay play-off

A falta de cuatro jornadas para el fin de Liga en Segunda y a la espera de una posible carambola por el play-off (aún hay posibilidades matemáticas) el Oviedo aún asimila el golpazo ante el Málaga (3-0) mientras se prepara para la visita al Tartiere del Numancia el próximo domingo (16.00 horas). Los factores de la mala situación clasificatoria del Oviedo se vislumbran tras 38 jornadas (37 partidos reales, sin contar el descanso ante el Reus). La deriva de una campaña irregular ha situado a los azules octavos, a una distancia de cinco puntos del primer objetivo, el play-off, y uno de los principales problemas de los carbayones ha sido el elemento clave del fútbol: el gol. Al Oviedo, lo deslizan los datos, le falta pólvora. Y lo ha acusado durante la campaña.

El Oviedo 2018-19, el que inició Juan Antonio Anquela y culmina ahora Sergio Egea, va camino de suspender en ese apartado. Por porcentaje, es, con cifras muy parecidas al de Fernando Hierro, el Oviedo menos goleador desde el ascenso a Segunda. Ha anotado 41 goles en 37 partidos (sin contar el del Reus). 1,11 goles por encuentro de porcentaje. Entre los conjuntos con aspiraciones de Segunda División, si se tienen en cuenta los nueve primeros, nadie mete menos que el Oviedo.

El Málaga, que descansa este fin de semana al tener el partido contra el Reus, le sigue en ese ranking con 42 goles tras los tres que le endosó al Oviedo el pasado lunes. En cifras globales de esta campaña, teniendo en cuenta el listado por goles a favor, el Oviedo va decimotercero, muy alejado de los puestos de cabeza.

Únicamente en la campaña 2016-17, si se tienen en cuenta las cifras desde el ascenso a Segunda, el Oviedo anotó tan pocos goles. Con Hierro, los azules metieron 47 en 42 jornadas, con un porcentaje unas décimas superior al actual. El equipo más goleador fue el de Anquela el año pasado, con 1,28 goles por encuentro, aunque los azules tampoco consiguieron colarse en el play-off a Primera División pese a destacar en anotación.

Un análisis detallado de las prestaciones goleadoras del Oviedo en todas las campañas en las que ha competido en Segunda, desde 1950, sitúa al actual en el puesto 12.º de 31 campañas. El equipo de Sergio Egea está debajo de la media anotadora general, 1,36 goles por encuentros en 31 campañas en la categoría de plata. Cierto es que años atrás, sobre todo en la década de los cincuenta, se solían anotar más goles que en la actualidad. Aun así, los azules también tuvieron campañas de importante sequía en las temporadas de estancamiento en Segunda, más aún antes del ascenso en 1988, como figura en la tabla que acompaña a esta información.

Los equipos del Oviedo que consiguieron subir a Primera, salvo la excepción del ascenso en 1971-72 (solo duraron un año en Primera), siempre fueron conjuntos muy goleadores. En el ascenso de 1952 el Oviedo consiguió 66 goles en 30 partidos, a 2,2 goles por encuentro. En 1958 el club logró su tercer ascenso con 73 tantos en 34 choques disputados, a 2,1 goles por partido. En 1972 culminó la temporada "rara avis", con únicamente 40 tantos en 38 partidos (1,05) que sirvieron para dar el salto a la máxima categoría.

Los dos ascensos azules restantes hasta la fecha fueron en los años 1975 (52 goles en 38 partidos, 1,36 de promedio) y en 1988 (58 tantos en 38 encuentros; 1,52 de promedio, el más alto hasta la fecha en los ascensos ).

El gol azul, esta campaña, ha sido una tarea compartida entre distintos futbolistas. Ninguno ha destacado. Joselu es el máximo goleador del Oviedo con siete tantos, y del resto de la plantilla, solo Omar Ramos, Carlos Martínez, Viti, Forlín y Jimmy no saben lo que es ver portería esta temporada con el Oviedo.

Compartir el artículo

stats