07 de septiembre de 2019
07.09.2019

"Los futbolistas necesitan apoyo y tranquilidad"

"La exigencia es buena porque te hace crecer y nunca estar dormido"

07.09.2019 | 00:07

Puntual, calmado, seguro, paciente y optimista. Así afrontó Sergio Egea, entrenador del Oviedo, la rueda de prensa previa al partido de mañana (18 horas) ante el Mirandés. Ni los malos resultados con los que ha comenzado el equipo -un punto en las tres primeras jornadas- ni las palabras de Michu, que colocan a los azules como el décimo o undécimo equipo de Segunda en cuanto a limite salarial, cambian el discurso de un entrenador que sabe que lo primero que necesitan los suyos es confianza.

"El grupo está muy bien, los resultados quizás no responden a lo que mostramos en la cancha, tuvimos adversidades, así que hay que trabajar mucho y hablar poco", señalaba ayer poco después de concluir el entrenamiento de los azules. Un Egea que no perdió la ocasión de defender a su plantilla: "Tenemos un plantel muy lindo, de grandes profesionales, que se lo dejan todo. Hemos tenido algunos deslices que en un fútbol tan competitivo se pagan caro; pero, viendo la forma en que ellos afrontan los partidos, seguro que vamos a salir de esta dinámica".

Egea, como otros muchos entrenadores, crítico que se cierre el mercado de fichajes con la competición ya iniciada: "No es normal que comience una Liga y en días posteriores se pueda firmar a jugadores. La Liga de Fútbol Profesional, la Federación, que están haciendo las cosas muy bien, deberían cerrar el mercado el mismo fin de semana que comience la Liga. Sería más saludable para todos", añadía.

Aunque es consciente de que "la Liga es muy larga", sabe que su equipo necesita una victoria para ganar confianza: "El Oviedo es un equipo grande, y donde va, tanto de local como de visitante, tiene que ser protagonista y competir de la mejor manera. Nosotros estamos enojados por no dar alegrías a nuestra afición, que se merece lo mejor. El responsable soy yo. De todo". El entrenador no quiso desvelar sus planes pero sus palabras indican que quizá tenga algo de paciencia con Joselu y le deje una semana más antes de meterlo en el once: "Joselu es una pieza importante, como todos los chicos del plantel, que tuvo la mala fortuna de romperse el menisco y todo lleva sus tiempos. Esta última semana ha crecido mucho y estamos viendo con el servicio médico, con el que trabajamos colegiadamente, qué nos puede dar. Decidiremos entre hoy (ayer) y mañana (hoy)".

Tampoco aclaró el argentino qué plan tiene para suplir a Tejera, que cumplirá un partido de sanción después de ser expulsado del partido que el Oviedo perdió (2-1) ante el Fuenlabrada, aunque sí adelantó que cuenta con el jugador del filial Riki como uno de los posibles recambios: "En esa posición tenemos a Lolo, Edu Cortina, Tejera, Jimmy y Riki, de los cuatro disponibles pueden jugar dos o pueden jugar tres, según el dibujo".

Un dibujo en el que podría volver a colocar a tres mediocentros para tener más control: "Uno le da muchas vueltas con el cuerpo técnico. En el fútbol la creación está en el centro del campo. Las bandas generalmente son parejas. El sistema de juego de España es un 1-4-2-3-1. Nosotros no tenemos a Bárcenas, tenemos a Joselu que viene de una operación y entonces estamos dándole vueltas a algunas situaciones en la cancha para armar el mejor equipo para competir en Miranda de Ebro", añadía.

Egea también quiso respaldar las palabras y el análisis de la plantilla que realizó Michu, secretario técnico del club, el miércoles: "Michu explicó muy bien todo lo del tope salarial y, por lo tanto, sus palabras fueron las correctas y sus definiciones las acertadas". Aún así, aseguró que es normal que la afición exija: "Las expectativas de la gente del Oviedo siempre fueron las máximas. La exigencia muchas veces es buena porque te hace crecer y nunca estar dormido".

En cuanto a si percibe un ambiente pesimista alrededor del equipo, Egea señaló que él huye de cualquier pensamiento negativo: "Nunca siento pesimismo, soy optimista por naturaleza. Siempre digo que hay que ser optimista porque desde el optimismo crecemos, en lo negativo restamos y nos volvemos tristes. Está bien que Oviedo sea una ciudad que aspira al máximo pero esto acaba de empezar y los futbolistas necesitan tranquilidad porque ellos son los protagonistas, son los que ejecutan, necesitamos el apoyo de todos. Restando no vamos a ningún lado".

También explicó el técnico la razón de hacer a puerta cerrada el entrenamiento del jueves, algo que repitió ayer: "Muchas veces tengo que comentar ciertas cosas y si hay un entorno de mucha gente no tengo libertad para expresar lo que en ese momento veo. Técnicamente y tácticamente. Aunque aparento tranquilidad, soy explosivo en ciertos momentos. Tengo un carácter y a veces se puede interpretar mal". comentaba.

Otro de los temas que tocó el técnico azul fue la acumulación de tres laterales derechos en el equipo, algo que, dice, "no es un problema". "Tengo tres laterales derechos y el que mejor compita a lo largo de la semana tendrá la posibilidad de jugar. En este juego de tantos intereses, de entornos con tanta ansiedad, lo que tengo que buscar es que el futbolista demuestre en la cancha que quiere jugar. El futbolista que se entrega, que es buen profesional, que está metido en el trabajo generalmente tiene su premio". Eso sí, ni se le pasa por la cabeza reconvertir a un lateral derecho en otra posición: "Soy de los entrenadores que pone a cada uno en su sitio. No invento mucho".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook