08 de septiembre de 2019
08.09.2019
Segunda División
CD Mirandés21Real Oviedo

El Oviedo se mete en un lío

Los azules pierden en Anduva, en el minuto 89, tras jugar la última media hora en inferioridad y agravan una crisis de resultados que los sitúa como nuevo colista de la categoría

08.09.2019 | 01:21

La vida sigue igual en el Oviedo. Un nuevo tanto del rival, al filo del pitido final, dejó a los azules un nuevo partido sin sumar, agravando una crisis de resultados que los ha llevado hasta la última posición provisional de la Segunda División.

Se repite la misma historia de los tres primeros partidos del curso que deja a los de Sergio Egea con tan solo un punto de los doce en juego en estas primeras cuatro jornadas.

El técnico argentino afrontó el encuentro con varios cambios. Nieto, Christian, Riki y Lolo fueron los encargados de sustituir a Johannesson, Arribas, Tejera, y Omar Ramos.

No comenzó mal el partido para un Real Oviedo dominador que combinaba bien aunque sin demasiada profundidad pero que neutralizaba a su rival con la posesión de la pelota.

Ese dominio se plasmó en el marcador antes del minuto diez cuando una buena presión de Jimmy permitió que la pelota le llegara a Ortuño en la frontal. El delantero, con gran calidad, ajustó con la izquierda su disparo al palo haciendo inútil la estirada de Limones.

Poco a poco fue recuperando la iniciativa el equipo local. Un remate de cabeza de Álvaro Peña fue el único aviso previo de los locales antes del tanto del empate sobrepasada la media hora.

Kijera encontró una autopista por la izquierda que le valió para llegar a línea de fondo y centrar atrás para que Merquelanz, de potente disparo, igualara el marcador.

Ortuño remató cerca de la escuadra con la cabeza poco antes del descanso en la que, a la postre, sería la última ocasión peligrosa del Oviedo durante el partido.

Los burgaleses comenzaron con fuerza la segunda mitad obligando a Champagne a intervenir con acierto para desviar un libre directo de Merquelanz y un ajustado disparo de Álvaro Rey que ya se cantaba como gol en la grada.

A punto de cumplirse el cuarto de hora llegó la expulsión de Christian Fdez. Un mal saque de banda de Nieto obligó al central a luchar en desventaja por un balón dividido. Elevó demasiado la pierna y golpeó con los tacos al rival tras tocar la pelota en una decisión que el colegiado estimó como punible.

Desde entonces, el Real Oviedo retrasó unos cuantos metros su posición dejándole el balón al Mirandés pero, al contrario de lo que se pudiera pensar, los ovetenses defendieron mejor con diez jugadores que con once.

Sin embargo, con el paso de los minutos se llegaba al crítico final de partido que esta temporada está maltratando a los azules y en el que se volvieron a repetir los errores de anteriores partidos. Disparo cómodo desde la frontal, rechace del portero y Mario Barco se adelanta a todos para empujar a la red de volea.

Una jugada ya repetida en otros partidos y que deja a los asturianos como colistas de la categoría con tan solo un punto en cuatro jornadas.

Los azules siguen dejando malas sensaciones y alarmante signos de debilidad que deberán corregir para salir de este pequeño lío en el que se han metido en este comienzo de temporada.

Su primera oportunidad será el próximo domingo en el Carlos Tartiere donde los pupilos de Sergio Egea recibirán al Elche CF a partir de las 16:00h.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook