10 de octubre de 2019
10.10.2019

El vestuario cierra filas

"Es una pena la marcha de Joaquín, se le va a echar de menos", asegura Saúl Berjón, capitán del Oviedo

10.10.2019 | 00:56

En el deporte de la pelota, cuando suceden crisis institucionales, el foco pasa a los despachos y los futbolistas se ponen en un segundo plano. Ayer, en El Requexón, los aficionados presentes -pocos- estaban más pendientes del movimiento en las oficinas que de lo que sucedía en el césped. Esa es la situación en el Oviedo, en un volcán institucional tras la salida de Del Olmo del club azul.

Pero la competición no cierra y los de Javi Rozada, colistas en la tabla, con el golpazo del empate ante el Numancia (1-1) aun reciente, afrontan el domingo (18.00 horas) el partido ante el Albacete en el Carlos Belmonte. Será el primer encuentro del Oviedo sin Del Olmo al frente de la nave cinco años después. El mexicano, que solía viajar para ver los partidos in situ, ya no estará en la expedición. Y la plantilla, que ayer volvió a trabajo en El Requexón tras dos días de descanso, intenta aislarse del complicado panorama.

Cerrar filas y centrarse en encontrar una victoria, sería la segunda del curso, que traiga la paz y dé calma en lo deportivo. Ayer Rozada dirigió una intensa sesión en la que solo faltaron Arribas, lesionado, y Bárcenas, con su selección. Del filial estuvieron Riki, Viti y Obeng. Alrededor de hora y media de duración para que Rozada fije conceptos antes del encuentro. Y, tras la sesión, Saúl Berjón, capitán del Oviedo, analizó la situación del equipo y de la institución. La suya es la primera voz que sale del vestuario tras la marcha de Del Olmo. Y el ovetense se deshizo en elogios al que fue su jefe hasta el pasado lunes: "Es una pena, era una persona muy querida aquí. Se le va a echar de menos, nos ayudaba y siempre era positivo. Hacía mucho más trabajo de lo que la gente cree. Sé que nos seguirá apoyando desde su casa y se alegrará como el que más cuando ganemos", dijo Berjón, que indicó como se enteró la plantilla de la noticia, "los capitanes nos enteramos por teléfono y lo trasladamos... Hoy en día por internet todo el mundo se entera", explicó el capitán. De momento, el club, ha querido transmitir el apoyo de la propiedad. "Nos han dicho que hay cambios, pero que nadie duda. Desde México siempre apoyan. Realmente no cambió nada, se ha ido Joaquín, pero todo sigue igual", indicó Berjón. Hecho el análisis estructural, el capitán se centró en la pelota. "Siendo positivos, llevamos cinco puntos de nueve. Pero es una lástima que en el noventa se vayan otros dos puntos. El equipo tiene otra cara, estoy tranquilo. Así perderemos pocas veces. Cuando llegue la racha buena este equipo no tiene techo, y alargarla. Este equipo va a dar que hablar, lo dije hace tiempo, pero la cosa cambiará e irá para arriba", indicó.

Berjón se sinceró en El Requexón. Con 33 años, y una larga experiencia en el fútbol, no dudó de calificar el momento actual como "la situación más complicada en mi carrera, sobre todo por resultados. El trabajo del equipo no estaba yendo mal ni con Javi ni con Sergio. No fuimos tan malos como para perder todos o empatarlos". El ovetense también dejó una reflexión sobre las críticas en el entorno azul. "Hay todo tipo de comentarios. Yo con 33 años los asimilo bien, pero con 27, no. Somos todos personas. Por mucho que haya gente que diga tonterías, nosotros seguimos unidos. Muchos aficionados saben lo que hacemos por ganar, vamos a intentar meter al equipo arriba. Quiero que el más pesimista lo celebre con nosotros, todos somos el Oviedo", dijo, para concretar sobre los comentarios que percibe, "me refiero al poder de las redes sociales, teniendo un paisaje de foto de perfil. El que da la cara no digo nada, pero lo otro me parece poco valiente. Hay comentarios que pueden afectar y el que lo está haciendo no es nadie, está aburrido en su casa".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook