06 de noviembre de 2019
06.11.2019

Sangalli, solo un susto

"Tenía una especie de pinchazo que no me dejaba respirar bien y al final era nada más que un golpe", explica el extremo del Oviedo

06.11.2019 | 01:10

Marco Sangalli ya ha pasado página después de vivir momentos complicados en el encuentro que los azules perdieron por 2-1 ante el Málaga. Todo quedó en un susto después de llevarse un golpe cuando apenas se habían jugado veinte minutos que le dejó sin respiración. Una escena que se vivieron con especial nerviosismo sus familiares, que ya vivieron una experiencia dura el año pasado con Luca, hermano de Marco, al que le detectaron un ictus.

"Estoy bien, empecé a entrenarme esta semana, el fin de semana ya hice algo también, y ya después de todas las pruebas estoy más tranquilo y con ganas de aportar al equipo", decía ayer el futbolista tras ejercitarse en El_Requexón. El vasco explicó lo que le sucedió ese día: "Tenía una especie de pinchazo, no podía respirar bien, al final era un golpe que no me dejaba respirar; pero me agobié un poco con la situación en el campo. La gente del Málaga me atendió bien, después los servicios médicos del club también, luego ya pude estar con el equipo tranquilo en el descanso y la segunda parte la vi dentro del vestuario".

Lo que sucedió llamó mucho la atención y enseguida se empezaron a producir reacciones. "Mucha gente me escribió porque se preocupó, hay que agradecer las muestras de cariño, tanto de la afición como desde dentro de la familia. Todo el mundo está ya mucho más tranquilo y por lo menos ha sido un final feliz", decía sobre una situación en la que la peor parte se la llevó su familia: "Yo estaba más tranquilo porque estaba allí. La familia fuera de casa estaba viendo el partido y de repente vieron todo esto, después de lo del año pasado (lo que sucedió con su hermano), y claro que estuvieron un poco asustados, pero enseguida consiguieron hablar con los servicios médicos del club y les tranquilizaron mucho. Durante la semana tampoco estuve muy nervioso y cuando supe que no tenía nada importante y que podía entrenar, pues mucho más tranquilo y pensando en poder entrenar y jugar el sábado".

Porque ese es ahora el objetivo del extremo derecho azul, poder saltar al campo el sábado (16 horas) ante el Huesca en El Alcoraz. "Empecé a entrenarme ayer (por el lunes), no he tenido ninguna molestia, así que si todo va normal y el entrenador lo cree oportuno estaré disponible". Reconoce, además, que no lo pasa bien viendo los toros desde la barrera: "El jugador lo que quiere es jugar, el otro día el equipo hizo un buen partido, tuvo el control, por esa parte estoy tranquilo, lógicamente quería estar en el campo pero había que tener precaución y esta semana creo que podré jugar ya".

Un partido que Sangalli es consciente de que no será sencillo: "Esta semana vamos a Huesca, que es uno de los equipos que bajó de Primera, que tienen un presupuesto grande, con grandes jugadores, pero el equipo fuera de casa está dando una buena imagen".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook