09 de marzo de 2020
09.03.2020

El Oviedo recobra la calma

Ziganda, encima de Borja y Berjón tras la victoria en Almendralejo l Federico González y Arnau, cerca de la plantilla

09.03.2020 | 00:50

No hay mejor terapia que una victoria. Y si encima son dos seguidas, la alegría se dispara. El Oviedo vivió ayer la jornada más plácida en El Requexón de los últimos meses tras la trabajada victoria del sábado ante el Extremadura (1-2) y cerró el fin de semana con una sonrisa de oreja a oreja.

Por poner en contexto: hace solo solo dos semanas los jugadores azules fueron recibidos con pancartas de advertencia sobre la preocupante situación deportiva. Ayer no había mensajes, ni casi aficionados, pero en el equipo azul se respiraba la tranquilidad inexistente en las últimas semanas. Una mañana en la que los jugadores del Oviedo solicitaron entrenarse antes de la hora programada (10.30 horas) para poder llegar a tiempo a miniderbi en el Tartiere, que se jugó a las 12.00.

Los titulares en el Francisco de la Hera salieron a escuchar la charla del Cuco Ziganda y después se retiraron a hacer trabajo al gimnasio. Los suplentes, en cambio, hicieron varios ejercicios en el campo número 1 a las órdenes del técnico navarro, "sin tregua" y sin descanso. Ziganda estuvo muy encima de sus futbolistas, especialmente de Saúl Berjón y Borja Sánchez, suplentes en Almendralejo. "Con calidad, con calidad", les pidió en las jugadas de finalización. Por la ciudad deportiva se dejaron ver Federico González, hombre de Carso, y Francesc Arnau, director deportivo. Gesto cansado tras el largo viaje por carretera de vuelta a Oviedo, ambos saludaron amablemente a los presentes en la ciudad deportiva. El mexicano, chándal del club, se fue presto para llegar a tiempo al partido del Vetusta. Arnau aprovechó para tener una charla con Bárcenas, que siguió parte del entrenamiento de sus compañeros. Antes de que los suplentes finalizasen el trabajo, Rodri se pasó por la sala de prensa de El Requexón. El ariete anotó el primer gol ante el Extremadura y ya lleva tres tantos con el Oviedo. "Cuando ganas, siempre se ve más claro. No hay que confundirse y pensar que está todo hecho. Al revés, tenemos que trabajar más si cabe y seguir en esta línea. En esta categoría, pienso que defender bien y dejar la portería a cero es uno de los trabajos que hay que poner en práctica", recalcó el oviedista.

El delantero se refirió al lema interno del vestuario de cara al final de Liga ("no hay tregua") para buscar la permanencia. "Es un mensaje que tenemos internamente. No hay tregua, hay que seguir y no se puede mirar más allá ni atrás. Esto es ahora y presente. Es lo que tenemos que tener todos claro", aseguró, antes de analizar las claves de Ziganda: "El míster no renuncia al ataque. Estamos jugando con dos delanteros, señal que no renunciamos al ataque, pero desde la base de estar ordenados y defensivamente bien".

Rodri no quiso mirar más allá del siguiente fin de semana y no hace cuentas para la salvación. "El apoyo de la gente es, sin duda, un punto que suma siempre. Se están dando siempre. Así es más fácil ganar los partidos. Ahora, hay que pensar en ganar a la Ponfe", finalizó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook