Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Oviedo tantea a Paco Fernández para incorporarlo al organigrama

La entidad prescinde de Rergis, hasta ahora coordinador y último hombre de Del Olmo en el club, y aumenta el poder de Arnau

Paco Fernández.

Paco Fernández. MIKI LÓPEZ

Golpe de timón en la cantera: más poder interno para Francesc Arnau y negociaciones con Paco Fernández. El Oviedo tomó una decisión de calado ayer relativa al fútbol formativo de la institución con la salida de Eduardo Rergis, que era el coordinador de la cantera y máximo responsable de El

La entidad anunció la salida de Rergis tras una reunión en el Tartiere. Ambos le agradecieron a Rergis su trabajo en el Oviedo para comunicarle después el cambio de rumbo elegido por el club y ratificado por la propiedad. "No vamos en la misma dirección", le dijeron a Rergis, según fuentes conocedoras de la reunión. El contrato del mexicano, de 39 años, finalizaba en junio, aunque la idea del exjugador era seguir en el conjunto carbayón y, según fuentes cercanas al Oviedo, no se esperaba en ningún caso su salida. De hecho, Rergis estaba ya preparando desde hace varias semanas la temporada que viene con el Vetusta, con reuniones a distancia con entrenadores, agentes y jugadores de Segunda B.

La decisión, pues, fue rápida y le pilló por sorpresa. El Oviedo anunció poco antes de las 15 horas su marcha. "El hasta ahora coordinador de cantera Eduardo Rergis, finaliza contrato y ha decidido no continuar en la entidad. De esta manera, y tras su llegada al club en el verano de 2017, el mexicano pone punto final a su etapa en el Real Oviedo como máximo responsable de las categorías inferiores y filial oviedista". Rergis, por su parte, optó por no realizar declaraciones.

La gestión de la cantera azul, tras este movimiento, recae en la dirección deportiva de Francesc Arnau. El club lo confirmó además en la propia nota de prensa. Será Roberto Suárez, no obstante, el que tenga un papel algo más activo en el fútbol formativo. Suárez, exjugador azul, llegó al club precisamente con Rergis y ambos eran los máximos responsables de El Requexón hasta el ascenso del primero, al que Arnau dio más galones otorgándole un puesto en la dirección deportiva del primer equipo. Suárez, que no se desvinculó del todo del fútbol formativo, será ahora una especie de extensión de Arnau en El Requexón por su experiencia previa. Suárez seguirá participando en las reuniones de trabajo de cara al primer equipo, pero tendrá la cantera como prioridad en el día a día.

También está pendiente el puesto de Javier Benavides, exsegundo entrenador de Javi Rozada tanto en el Vetusta como en el primer equipo y con contrato en vigor con el club. Benavides, de un tiempo a esta parte, ha estado trabajando en la confección de varios equipos de la cantera, pero el club deberá reubicarle en el organigrama. La salida de Rergis, además, afecta de lleno al Vetusta. Emilio Cañedo, actual entrenador del filial, contaba con la total confianza del mexicano y los cambios añaden incertidumbre a su situación.

La salida de Rergis, además, cobra especial trascendencia por su significado interno dentro del club. El mexicano era el "último reducto" que quedaba de la época Joaquín del Olmo, el que fuera hombre fuerte del grupo Carso hasta su salida en octubre del año pasado. Tras las marchas de Rozada y Michu, Rergis era el último puesto importante en materia deportiva que quedaba de la cuerda del mexicano. Suárez también entró con Del Olmo, pero se ha ganado la confianza de Arnau. Incluso, cuando Del Olmo salió del club por decisión de Arturo Elías, el máximo accionista le trasladó directamente a Rergis su confianza en su trabajo. Ahora, su etapa como responsable de la cantera, un puesto clave, finaliza, y su marcha supone aún más influencia deportiva para Arnau y su grupo de colaboradores. El director deportivo del Oviedo, desde su llegada en diciembre tras la recomendación directa de Carles Puyol a Arturo Elías, ha ido ganando galones dentro del club y aglutina un poder de influencia del que carecieron sus antecesores, Michu, Ángel Martín González y Carmelo del Pozo (teóricamente los máximos responsables deportivos bajo el puesto de secretarios técnicos, pero siempre detrás de Del Olmo). El catalán planificó el mercado de invierno a su gusto, suya fue la decisión de cesar a Rozada y la llegada de Ziganda y, ahora, también se hará cargo de la cantera del Oviedo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats