07 de junio de 2020
07.06.2020
La Nueva España

Defender en silencio

Arribas, que lideraba la retaguardia del Oviedo antes del parón, se lamenta por el fútbol a puerta cerrada: "Perdemos el factor local"

07.06.2020 | 01:26
Arribas, Mossa, Ortuño y Rodri, ayer en El Requexón durante el entrenamiento del Oviedo.

Llegó para liderar la defensa del Oviedo, pasó momentos de inestabilidad, convivió con lesiones, también con varias pitadas y, justo antes del parón, en esas estaba, en liderar. Y de repente llegó el virus. Alejandro Arribas, central del Oviedo, afrontó, como le pasó a todo el equipo, un parón que llegaba en el mejor momento: afianzado como paladín de la defensa y con la plantilla fuera de descenso. Al central le toca volver al ruedo en el Tartiere, un escenario que, según él, ya no será determinante por la ausencia de público: "Perdemos el factor local".

Ziganda, salvo sorpresa, contará con él como titular el viernes ante la Ponferradina, aunque el central prefirió ayer escurrir el bulto: "Lo que está en mi mano es trabajar día a día y hacerlo lo mejor posible. La decisión de jugar la tiene el entrenador. Siempre que jugué di el máximo y la valoración la debe hacer el míster. Haré lo que pueda por jugar. Físicamente me encuentro bien, igual que todos mis compañeros", dijo el central, en una rueda de prensa telemática al concluir el entrenamiento de ayer en El Requexón (el departamento de comunicación club recibe las preguntas de los periodistas y realiza una selección de ellas).

Arribas, que esta campaña lleva acumulados 1378 minutos en 17 partidos, formó como pareja de centrales con Carlos Hernández en los últimos tres partidos. Su problema, este año, ha sido por un motivo u otro la falta de continuidad, aunque llegó a acumular 8 partidos consecutivos de titular. "La experiencia es importante, es algo que se gana jugando temporadas a nivel profesional. Pero tenemos gente joven muy capacitada para afrontar estos partidos y cualquiera puede hacerlo perfectamente", dijo Arribas. Precisamente, los teóricos suplentes se reivindicaron el viernes en el Tartiere, en el ensayo general que programó Ziganda antes de recibir a la Ponfe. El equipo B se impuso por 3-1. "El ensayo general nos vino muy bien a todos los jugadores para ver qué nos podemos encontrar el próximo viernes. El equipo está preparado físicamente, han sido semanas de trabajo muy exigentes. Y en casa también trabajamos bien. Estamos preparados para afrontar estos once partidos con muchas garantías de que juegue quien juegue estaremos todos listos", indicó el central sobre ese aspecto.

Arribas, además, confirmó lo que ya apuntaron los jardineros que cuidaron del césped del Tartiere durante este parón. Y es que el verde del municipal ovetense, con problemas continuos desde el año 2000, cuando se inauguró el campo, está ahora mejor que nunca. "El césped del Tartiere está bastante mejor que cuando nos fuimos. Está muy bien, mejor que en toda la temporada y ojalá en esta recta final siga igual", remarcó el central.

Sobre la vuelta del fútbol sin aficionados, Arribas dijo que a" todos nos gustaría jugar con público, pero es algo que no está en nuestra mano. Nos tenemos que preocupar de lo que podemos hacer. Ojalá puedan estar". Además, para el central, el jugar en casa ya no será una ventaja, como se está viendo en el fútbol alemán: "Que tu gente te anime en cualquier circunstancia es fundamental, ahora se perderá ese factor de local. Tenemos que acostumbrarnos, ayer fue el primer ensayo y hay que estar preparado para lo que sea. La Ponferradina está haciendo muy buena temporada, con gente arriba que destaca como Yuri. Jugadores de banda que son grandes futbolistas. Será un partido difícil y el equipo está mentalizado".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook