Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Oviedo quiere a Gorka Guruzeta, prometedor ariete del Bilbao Athletic

El club azul, pendiente de amarrar la permanencia, contacta con el delantero donostiarra a petición de Ziganda | La entidad carbayona quiere que siga Luismi, propiedad del Valladolid, aunque será una operación complicada

Gorka Guruzeta, en un entrenamiento en Lezama.

Gorka Guruzeta, en un entrenamiento en Lezama. EFE

La contundente victoria del Oviedo en Zaragoza (2-4), que deja la permanencia azul pendiente de cantar bingo ante el Racing el viernes en el Tartiere(un triunfo carbayón supondría la salvación matemática para el equipo de Ziganda), ha acelerado los tiempos en los despachos de la entidad. Y el nombre

Guruzeta, de 23 años, es un espigado delantero (1,88 metros) muy del gusto del técnico navarro del Oviedo, que ya coincidió con él en el Bilbao Athletic, en Segunda y en Segunda B (2015-2017). La delantera actual del Oviedo sufrirá una gran remodelación al concluir la temporada y la de Guruzeta es una opción que encaja a la perfección en los futuros planes de la entidad. De hecho, entre el club azul y el delantero ya habido varios contactos, según confirman fuentes cercanas al Oviedo.

Guruzeta tiene contrato con el Athletic hasta 2021, pero es poco probable que continúe otra temporada más en el filial bilbaíno (ya no puede alternar con el primer equipo por tener 23 años) y la del club azul podría ser una buena opción para su crecimiento. De momento, Guruzeta está centrado en jugar el play-off de ascenso con el Bilbao Athletic, que le enfrentará el sábado al Badajoz, donde precisamente milita Steven, delantero del Oviedo cedido en el club extremeño.

Guruzeta, hijo de Xabier Guruzeta, exdefensa de la Real Sociedad, Alavés, Orense, Castellón y Eibar entre finales de los ochenta y los años noventa, se incorporó al Basconia (segundo filial del Athletic) en 2014 y en la temporada 2015-2016, con Ziganda como entrenador, dio el salto al Bilbao Athletic con 19 años, en una campaña que acabó en descenso a Segunda B. En el curso siguiente, también con el Cuco, anotó siete goles y la siguiente, con Garitano, entrenador actual del Athletic, logró 17, su mejor marca. Eduardo Berizzo, exentrenador de los leones, apostó por él en la pretemporada de 2018 y en esa campaña alternó el filial con el primer equipo. Debutó en Primera en la segunda jornada ante el Huesca y en total, con el primer equipo, jugó nueve partidos, anotando un gol en los octavos de final de la Copa del Rey ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuan (0-1). El momento más angustioso de la corta carrera de Guruzeta llegó el 28 de abril de 2019, cuando sufrió una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha en un partido en Lezama ante el Sporting B. La lesión le tuvo más de seis meses alejado de los terrenos de juego. En diciembre volvió a reincorporarse a la competición y en 13 partidos anotó 5 goles, cuatro de ellos en las últimas cinco jornadas antes del confinamiento por el coronavirus.

Guruzeta es una opción potente para la delantera del Oviedo, que muy probablemente sufrirá una profunda reestructuración. En el ataque azul se prevén varios cambios debido a lo que se avecina. Ortuño está cedido por al Albacete (aunque quedaría libre en caso de descenso de los manchegos). El Oviedo quiere que siga, pero será complicado por su salario; Ibra acaba contrato y podría salir. Rodri, que renovará en caso de permanencia, es el único ariete junto con Obeng, del Vetusta, que tendría la continuidad asegurada.

No obstante, el futuro del Oviedo no solo pasa por la delantera. Y es que Arnau se ha propuesto la continuidad de Luismi en lo que se preveé que se una complicada operación. El centrocampista gaditano, cedido por el Valladolid (tiene contrato en Pucela hasta 2021), se ha convertido en una pieza esencial en el Oviedo actual, por lo que en el club se pretende su continuidad. El objetivo parece complicado, sobre todo desde el punto de vista económico, pero en ningún caso imposible. Desde el entorno del jugador gaditano hacen un llamamiento a la calma sobre su futuro al espera de que el Oviedo logre la permanencia de manera matemática, pero a su vez admiten la posibilidad de la continuidad de Luismi en el club azul al menos otra temporada más.

Buscar un portero de garantías para suplir a Lunin, que regresará al Madrid, apuntalar a Borja Sánchez y acometer las posibles renovaciones de varios jugadores (como Berjón y Christian) son otros de los deberes de Arnau.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats