Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El amargo adiós de Saúl Berjón

El atacante se reunió por última vez con Arnau el 18 de agosto y el 30 le llamó para decirle que no renovaba, "al ver que no hay interés por parte del Oviedo"

El propio Saúl Berjón, a través de un comunicado que hizo llegar en la tarde de ayer a los medios comunicación, ha sido el que ha desvelado algo que casi todo el oviedismo presentía: el capitán no seguirá vistiendo la camiseta del Oviedo tras cuatro temporadas en el equipo de su ciudad, en el que se formó y en el que, dice, "ha sido un orgullo lucir el brazalete de capitán". La oferta que le hizo Francesc Arnau, director deportivo del Oviedo, el 18 de agosto le resultó insuficiente y esa fue la última comunicación que tuvo con el club hasta que él mismo llamó para confirmarles su marcha.

La salida de Berjón del Oviedo ha sido amarga, sin que el jugador haya sentido un interés real por parte del club por su continuidad. Él mismo lo explica en su carta de despedida: "Es cierto que me reuní con Arnau (el 18 de agosto) y me trasladó una propuesta y que a los cinco minutos le dije que no la aceptaba. Tras 12 días sin tener noticias del club, y entendiendo que no quieren contar conmigo, llamé personalmente el 30 de agosto a Francesc Arnau para comunicarle que no iba a renovar al ver que no hay interés alguno desde el club, no queriendo alargar esta situación de incertidumbre", contaba.

Una semana ha habido que esperar desde que se tomó la decisión hasta que se anunció. Berjón, en su carta de despedida, también expresa el agradecimiento al Grupo Carso por "lo que hicieron" por el Oviedo y deja clara su lucha por vestir de azul: "Solo mis más cercanos saben el trabajo a lo largo de más de una década para poder cumplir la promesa de jugar con mi camiseta". En adelante será, asegura, "un oviedista más".

La incógnita ahora es cuál será el futuro de este atacante de 34 años, con un talento incuestionable, pero que en las dos últimas temporadas ha sufrido mucho con las lesiones, algo que le ha impedido tener la continuidad deseada. El jugador ha negociado con el Oviedo sin agente, en primera persona, después de romper con la agencia de representación que le llevaba, Bahía Internacional.

Una vez que ha conocido que su futuro no será azul, sí que ha contado con alguna colaboración para ofrecerlo en algunos equipos que podrían estar interesados en incorporarle. La intención del jugador es continuar en el fútbol profesional al menos una temporada más.

La llegada de Berjón al Oviedo en el mercado de invierno de la temporada 2016-17 fue saludada con entusiasmo por la afición azul. El hijo pródigo volvía a casa tras un largo periplo por clubes de Segunda B, Segunda y Primera División. El delantero se marchó al Pumas mexicano tras dos temporadas jugando en Primera con el Eibar. A mitad de curso dejó el Pumas y se incorporó al Oviedo, entonces entrenado por Hierro.

Su mejor temporada en el Oviedo fue, sin duda, la 2017-18, cuando las lesiones le respetaron y pudo jugar 40 partidos de titular. El equipo entonces entrenado por Anquela hizo una gran año, en el que rozó la clasificación para el play-off de ascenso y Berjón aportó 6 goles y fue el jugador más importante del ataque azul. Su influencia se diluyó un poco en la 2018-19, en la que tan solo pudo disputar 28 partidos, y sobre todo en la pasada, donde solo jugó 17 encuentros. Las lesiones lastraron su rendimiento y este verano el Oviedo trató de forzar la máquina para renovarle a la baja. El acuerdo no ha llegado a alcanzarse y ahora Berjón tendrá que volver a buscarse un destino fuera de casa para seguir dando muestras de su talento.

Compartir el artículo

stats