Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ese maravilloso Nàstic de 2016

Tejera, Aburjania y Mossa, bajo las órdenes de Vicente Moreno, casi suben a Primera con el club catalán Rocha, excapitán azul y miembro de aquel equipo: "Eran claves, a ver si pueden repetir en el Oviedo"

Rocha, en un entrenamiento.

Rocha, en un entrenamiento. JULIÁN RUS

En el verano de 2015 nadie daba un duro por el Nàstic. El conjunto catalán, al igual que el Oviedo, regresó de Segunda B y, con sigilo, se marcó una temporada en la que llegó a rozar la Primera División. Jugó el play-off de ascenso que se le escapó el

David Rocha, jugador del Extremadura, ex del Nàstic y del Oviedo, recuerda bien esa temporada. "Era un equipo con la base hecha, porque la mayoría habíamos coincidido en el ascenso de Segunda B. La clave era que los equipos sabían a que jugamos. Es muy importante ser reconocibles en un estadio y nosotros lo éramos siempre. Fue un año bonito", explica el exfutbolista azul a LA NUEVA ESPAÑA. El extremeño, no obstante, se fue del Nàstic en el mercado de invierno de esa temporada rumbo al Houston Dynamo de la MLS de Estados Unidos. Su sustituyo fue Aburjania, recién llegado al Oviedo para dar un salto de calidad al equipo y que precisamente podría debutar hoy ante el Espanyol. "Tiene gracia, porque coincidí con él unas pocas semanas antes de hacer las maletas. Lo poco que estuvimos juntos hablé mucho con él, no sabía español y yo lo ayudaba mucho a integrarse con el inglés", recuerda Rocha. Mossa, Tejera y Aburjania fueron fundamentales en ese equipo. "Eran futbolistas importantísimos. Mossa ya había estado el año anterior y era fundamental. Tejera solía ser mi pareja en el centro del campo y nos compenetrábamos genial. Pero la clave, como digo, fue que la base estaba hecha. Luego llegaron jugadores para dar un plus de calidad, como Emaná. Espero que al Oviedo le pase ahora algo parecido con Aburjania", recalca el extremeño. Rocha, que rozó dos años el play-off con el conjunto azul, a las órdenes de Hierro y a las de Anquela, es optimista con el club azul: "Creo que se han reforzado muy bien y el Oviedo es un equipo que siempre está llamado a estar arriba. Las experiencias del año pasado le tienen que servir para no repetir errores en una competición tan igualada y dura, porque las diferencias son mínimas". El exjugador azul recuerda bien a Comamala, actual secretario técnico del Oviedo, mano derecha de Arnau, que al igual que sucedió con Aburjania llegó al club catalán poco antes de su marcha, procedente del Olot. Comamala trabajó mano a mano con Vicente Moreno, que vivió su primera temporada en el fútbol profesional esa temporada. Todos se reencontrarán hoy en Oviedo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats