Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Oviedo frena la salida de Riki

El canterano, que solo ha jugado unos minutos, despierta el interés de varios equipos, entre ellos el Mirandés El club trabaja para inscribir a Leschuk, y Ziganda espera contar mañana con el delantero para jugar en Albacete

Riki, en un entrenamiento en El Requexón.

Riki, en un entrenamiento en El Requexón. LAURA CARADUJE

El Oviedo juega a contra reloj este fin de semana. Y a varios frentes. Buscará ganar mañana al Albacete para enterrar el mal inicio de Liga, aunque antes intentará inscribir a Blanco Leschuk a tiempo para ese encuentro y, entre tanto, deberá cerrar el mercado de fichajes más incierto en años. Y un nombre inesperado se ha colado en las últimas horas en la actualidad azul. Se llama Riki, es canterano, tiene 23 años, ficha del primer equipo desde este verano y el club ha bloqueado su salida en los coletazos finales del mercado.

El habilidoso mediapunta apenas ha contado para Ziganda en este inicio de Liga: ha jugado solo dos minutos, más el añadido, ante el Cartagena en la primera jornada. De ahí que su situación haya despertado el interés de varios equipos de la categoría, que han preguntado por su cesión. Uno de los que se interesó recientemente fue el Mirandés, entrenado por el asturiano José Alberto, quien ha insistido con el fichaje, una posibilidad que no obstante se ha enfriado con el paso de los días.

Pero al menos ha habido dos ofertas más, según fuentes conocedoras de la situación. El Oviedo, atento a los movimientos y consciente de que la poca participación le podría empujar a buscar minutos fuera, ha sido claro con la situación del canterano: Riki se queda. Considera el club que pese a la poca participación que ha tenido hasta ahora, el ovetense puede ser una pieza interesante en la temporada.

El futuro de Riki en el inicio de mercado quedó a expensas del rendimiento en la pretemporada. Así lo dijo Arnau en varias comparecencias. El mediapunta tuvo participación en los amistosos de preparación e incluso anotó un gol ante la Ponferradina, en lo que supuso el único triunfo azul del verano. Una vez comenzada la Liga, Riki ha pasado a un evidente segundo plano. El Oviedo, de momento, ha cortado de raíz la posible salida del jugador azul, pero aún restan cuatro días de un mercado que se prevé movido y con sorpresas en los instantes finales.

El objetivo a corto plazo del club azul es poder inscribir a tiempo a Blanco Leschuk para jugar mañana en el Carlos Belmonte (18.15 horas). "No sé si está para jugar 90 minutos, pero tenemos esperanzas de que esté en Albacete y que nos aporte cosas que no tenemos: experiencia, poderío físico, presencia en el área... No sabemos si de inicio o en el segundo tiempo, pero tenemos la idea de que participe", dijo ayer Ziganda.

Una posición respaldada por Arnau, que en los últimos días habló con Leschuk y con su entorno, inquietos por la situación, trasladándoles que el delantero podría jugar sin problemas mañana. La pelota está en el tejado de México, donde Federico González, hombre de Carso en el Oviedo, intenta encarrilar el dinero de la ampliación de capital que hace falta para poder inscribir a Leschuk. Desde el país azteca recalcaban ayer que la situación es complicada, aunque se espera luz verde antes de mañana.

Una vez que se solucione el imprevisto con Leschuk, al Oviedo le quedaría muy poco por hacer en el mercado. No se descarta del todo la llegada de un lateral izquierdo, aunque esa posibilidad se ha enfriado notablemente con el paso de los días, visto además el rendimiento de Lucas como recambio de Mossa y las estrecheces del límite salarial. Todo cambiaría si se encarrilase la salida de Diegui, muy complicada en el Oviedo en esta ventana de fichajes por el salario del lateral. El Cuco Ziganda, que ya hace días dio por cerrada la plantilla, fue muy claro ayer sobre qué posición reforzaría si viniese un fichaje. Respondió lo siguiente: "No lo sé. Pero sí viniese un fichaje tendría que ser alguien que mejorase la calidad de la plantilla y que no tuviésemos dudas. No alguien que viniese a completar (la plantilla)".

Compartir el artículo

stats