Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plantilla respalda al Cuco: "Merece un voto de confianza"

Arribas, capitán del Oviedo, defiende el cambio de sistema del entrenador: "Nos facilitó las cosas a la hora de defender"

Obeng y Arribas haciendo carrera continua, ayer en El Requexón durante el entrenamiento del Oviedo.

Obeng y Arribas haciendo carrera continua, ayer en El Requexón durante el entrenamiento del Oviedo. JULIÁN RUS

Casi sin tiempo para el descanso, el Oviedo regresó raudo al trabajo ayer en El Requexón con la mente puesta en el partido de mañana ante el Logroñés (21.30 horas). Las caras largas fueron dominantes en una sesión que fue dirigida por Ziganda con especial intensidad. Un Ziganda que antes

No estuvieron en el entrenamiento ni Jimmy, ni Lucas ni Grippo, titulares en la revolución de Ziganda en Leganés. Christian, Arribas y Obeng hicieron carrera continua aparte. El resto se centraron en practicar finalizaciones de cara a gol. Y en los ensayos hubo un indicio de cara al partido de mañana en el Tartiere: el equipo formó con un dibujo con cuatro defensas y dos delanteros. El sistema de tres centrales no parece tener visos de continuidad ante el Logroñés. Un cambio de sistema inesperado que valoró positivamente ayer Arribas, el capitán del Oviedo. La derrota en Butarque provocó la valoración de un peso pesado. El madrileño puso voz al sentir de la plantilla y quiso ver el vaso medio lleno. Arribas, precisamente, fue el único que repitió respecto al encuentro ante el Rayo.

"Todo el mundo está preparado para jugar y se vio ayer (por el domingo), la gente entrena bien y merece su oportunidad. La temporada pasada ya utilizamos el sistema de tres centrales alguna vez y contra el Leganés nos facilitó las cosas a la hora de defender: ellos casi no tuvieron ninguna ocasión. Encajamos dos goles, pero en uno hubo un error individual y en otro, suerte", dijo Arribas.

El madrileño hablaba de la jugada de Michael Santos, ex del Sporting, que precede al primer gol del Leganés. El uruguayo aprovechó una mala entrega de Christian y se fue de Tejera, de Arribas, y del propio Christian. Centró forzado y el rechace lo cazó Gaku. Para Arribas la clave de la jugada fue la suerte. "Es una jugada en solitario de su delantero con bastante fortuna. Sale entre dos, hace un caño que no sé si es queriendo, dos rebotes, un pase atrás sin querer... Son muchas circunstancias y luego su compañero decide bien. Tenemos que mejorar y es lo que vamos a intentar", aseguró el central, que quiso ser positivo: "El equipo estuvo bien, jugamos contra un buen rival que tiene grandes jugadores. Estuvimos bien en líneas generales, hubo muy poco y fue igualado. Creo que en momentos puntuales no acertamos y ellos sí".

El capitán aprovechó también para respaldar al entrenador y además quiso dejar claro que la situación actual, según él, nada tiene que ver con la del año pasado. "Hay que tener tranquilidad porque esto acaba de empezar. Con dos victorias seguidas se va para arriba y al revés, porque está todo igualado. La situación no se parece en nada a la del año pasado: el equipo trabaja bien y en todos los partidos hemos estado metidos. El año pasado tuvimos derrotas abultadas", analizó. "El equipo sabe lo que sufrió la temporada pasada, el cuerpo técnico lo hizo bien y hay que darle un voto de confianza, que se lo merece", finalizó el central del Oviedo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats