Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El análisis al margen del VAR: al Oviedo le condenan sus errores

Dos goles de estrategia y otro en una pérdida son los principales culpables de una derrota que duele

Tejera, Brazão y Obeng, tras el primer gol del Logroñés. | Irma Collín

Tejera, Brazão y Obeng, tras el primer gol del Logroñés. | Irma Collín

Empecemos dejando el VAR de lado. Aunque sea por un momento. Los tres goles que recibe ayer el Oviedo son más que evitables: el primero, a balón parado; el segundo, tras pérdida y una contra; el tercero, otro balón parado. Son tres acciones que no tienen ni la excusa de

El Oviedo se enfrenta ahora, no se ha llegado a noviembre, a un problema clasificatorio que nadie se esperaba a estas alturas. El equipo dio motivos para un optimismo moderado en el primer mes de competición aunque los resultados no ayudasen. Pero no ha sabido dar un paso adelante en su evolución. Los buenos momentos faltos de continuidad han ido menguando y la coraza se ha ido resquebrajando. El debate en torno al videoarbitraje no debe obviar que el equipo sigue siendo víctima de sus propios errores. Urge la mejora. Y ver una línea de evolución en el equipo. El Oviedo no puede permitirse más regalos.

El inicio de partido soñado, cortado de forma abrupta

El Oviedo entró con fuerza en el partido, sometiendo al Logroñés en su área. Dos córners seguidos para meterle el miedo en el cuerpo. Un primer susto para Santamaría que despejó un remate de uno de sus centrales. A los 4 minutos, el premio. Sangalli encontró a Nieto, que hizo un control excelso y centró al área. Bobadilla se cruzó con la pelota. El tanto subrayaba otra vez una sociedad, la de la banda derecha, a la que los azules echaban de menos en las últimas semanas. También significaba el primer gol que los de Ziganda lograban sin contar el balón parado. Una losa menos para el intento de crecimiento del equipo. Pero al Oviedo de esta temporada todo le cuesta más de la cuenta. Por eso, en la jugada que siguió al gol llegó la acción entre Grippo y David González que dejó al equipo con un jugador menos.

Se conocen las normas pero no la interpretación de las mismas

Uno de los peligros más claros en el derecho es que el ciudadano no sepa a qué atenerse cuando se aplica la ley. La arbitrariedad. El arbitraje guarda muchos paralelismos con el derecho penal y se enfrenta al mismo peligro desde que el videoarbitraje se ha impuesto como sistema que debía traer paz y armonía. El problema radica en que el aficionado, y el futbolista, no sabe cómo se fragua la interpretación de las normas. Hay una ley, todo el mundo la conoce, pero ¿cómo se aplica? ¿El pisotón por detrás es roja? Lo era al inicio del curso pasado y luego dejó de serlo. ¿Cuándo influye un futbolista en posición adelantada? Las órdenes internas a los árbitros hacen que el reglamento sea un ente vivo que evoluciona de una semana a otra sin que esas decisiones sean conocidas por el público. Es ese oscurantismo el que mantiene una sospecha eterna con el VAR.

La complicada situación de Femenías, ahora suplente

El choque ante el Logroñés confirmó que el paso de Brazão por la titularidad no había sido un premio aislado. Que Ziganda ha situado al brasileño como su portero de confianza. Parece la decisión que se esperaba desde el principio del curso, avalado Brazao por sus condiciones a pesar de su juventud. Lo que se entiende menos es el momento. A Femenías no se le recuerdan errores en sus intervenciones este año. Es más, ha sido el futbolista más destacado del Oviedo en lo que va de (convulsa) campaña. El balear queda en una posición incómoda.

Otra revolución sin resultado: siete cambios respecto a Leganés

Durante el fútbol postconfinamiento, el que mostró a un Oviedo enérgico, con las ideas claras y que firmó números de candidato al ascenso, Ziganda supo gestionar las fortalezas de una plantilla heredada. El suyo fue el premio a la perfecta adaptación, con una norma: las rotaciones. En cada partido introducía algunos retoques en su once y el equipo apenas lo notaba. Tras un inicio de campeonato apostando por la continuidad, las dos últimas jornadas han supuesto agitar la pizarra. En Leganés fueron 10 novedades en el equipo, solo Arribas repetía respecto al empate ante el Rayo. Ayer, otra remodelación con 7 caras nuevas. Solo Brazão, Grippo, Christian y Obeng se mantuvieron en el once inicial. tampoco esta vez dosificar esfuerzos logró los efectos deseados por el Cuco. Al Oviedo le sale todo al revés.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats