Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El centro de la defensa, lo que más rota en el Oviedo

Los cuatro centrales del equipo azul se reparten los minutos, con la pareja Grippo-Arribas como la más habitual en el once inicial

Ziganda, en El Requexón

Ziganda, en El Requexón

El centro de la zaga es lo que más se cambia en el Oviedo. Ziganda dispone de cuatro jugadores para esa demarcación: Grippo, Arribas, Carlos Hernández y Christian Fernández. Esa competencia hace que sea posible que el técnico navarro tenga alternativas para elegir pareja. Y lo está haciendo.

En los 14 partidos que se llevan disputados, Ziganda ha introducido bastantes variantes en la línea defensiva, en la que el único que es fijo es Juanjo Nieto en el lateral derecho. El jugador alicantino disputó 12 de los 14 partidos de titular y se perdió el partido del derbi, por su expulsión en el encuentro anterior ante el Albacete. Tampoco salió en el once en el partido ante el Leganés, encuentro en el que Ziganda realizó diez cambios.

En el centro de la zaga, el técnico está optando por repartir los minutos y alternar las parejas. Comenzó la Liga con el dúo Grippo-Arribas, que jugaron juntos las cuatro primeras jornadas de la competición y lo volvieron a hacer en la última, ante el Lugo, siendo los que más partidos lleva juntos, cinco en total, de los 14 jugados.

En el quinto partido de Liga, en el derbi ante el Sporting, Ziganda comenzó las rotaciones en el centro de la zaga, coincidiendo con la sanción de Arribas. Christian Fernández fue el elegido para jugar junto a Grippo, pareja que se mantuvo en el siguiente encuentro ante el Girona. En la séptima jornada, ante el Rayo Vallecano, le tocó descanso a Grippo, con lo que Arribas y Carlos Hernández formaron en el eje de la zaga en el único partido que jugaron juntos.

En el siguiente, ante el Leganés, Ziganda se decidió por primera vez por una defensa de cinco, un esquema que el técnico no suele utilizar. Grippo, Arribas y Christian Fernández se alinearon en el centro de la defensa, con Diegui a la derecha y Lucas, a la izquierda. Los cambios siguieron en el partido ante el Logroñés, en el que volvió la línea de cuatro, con Grippo y Christian Fernández en el centro; pero en el partido siguiente ante Las Palmas, Ziganda, que no podía contar con Grippo tras su expulsión ante el Logroñés, apostó por la pareja Carlos Hernández y Christian Fernández. Y la mantuvo en los siguientes cuatro partidos. En Lugo volvieron de nuevo las rotaciones y Grippo y Arribas, la pareja más utilizada por Ziganda, regresó al centro de la zaga.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats